X
a babor >

Otra del licenciado – Por Francisco Pomares

   

Willy García, director de la tele canaria, volvió a liarla el pasado viernes en el Parlamento regional, faltando de nuevo el respeto a la diputada Águeda Montelongo, con la que parece mantener una suerte de psicótico idilio inverso: doña Agueda ha sido encargada por el PP de seguir las andanzas de García en la tele, y desde que recibió el encargo no da tregua en las sesiones de la comisión de Control. El pasado viernes exigió la diputada Montelongo a Willy García que entregara las facturas y las grabaciones de cinco series multimillonarias que fueron encargadas y pagadas por García hace ya algunos años y que parece que no llegaron a emitirse jamás. Incluso existe la sospecha de que no llegaran nunca a producirse, al menos en su totalidad. García se enfadó bastante cuando le preguntaron, y volvió a cargar contra la diputada, a la que despachó asegurando que no piensa pasarle las facturas, como si hacerlo o no fuera una potestad suya.

Y ese es el problema, que Willy García cree que la televisión es de su propiedad, que no tiene que dar explicaciones a nadie de lo que hace y deja de hacer con dinero público, y que si actúa así es porque se le permite hacerlo. El primer lugar se lo permite el presidente del Gobierno, que fue quien le nombró y le mantiene en el machito. Pero también se lo permiten Coalición y el PSOE, que pasan incluso de acudir a las reuniones del Consejo de Administración de la tele, porque ya producen bochorno. E incluso el propio Parlamento: Willy fue unánimemente reprendido por la Cámara la última vez que le faltó el respeto a Águeda Montelongo, pero el viernes no le dijeron ni pío, es más, la presidencia de la Comisión de Control permitió que se faltara de nuevo el respeto a una diputada en sede parlamentaria, sin siquiera amagar una protesta. Muy fuerte. El blindaje político de esta licenciado de la vida (¿un licenciado en la Universidad de la vida es un vividor? resulta absolutamente inexplicable.

Como lo es que los informativos de la tele presentaran la intervención de Willy García en la comisión de Control como una actuación de John Wayne frente a los indios del PP, y que el video completo de las barrabasadas de don Willy siga colgado en la web de la tele bajo el neutral y simpático titular de “Contundente respuesta”. ¿A la diputada Montelongo? Sí, pero también al Parlamento de Canarias, y a sus funciones de control de las actuaciones del Gobierno y los entes que de él dependen, que Willy se pasa directamente por el arco de triunfo.