X
sociedad>

Paraguay: la catástrofe ignorada

   
Las lluvias han anegado casas y cultivos por todo el país. | CEDIDA

Las lluvias han anegado casas y cultivos por todo el país. | CEDIDA

TINERFE FUMERO | Santa Cruz de Tenerife

Como si no existiera. Paraguay afronta desde hace semanas una catástrofe natural que ha provocado, junto a regiones limítrofes de Brasil y Argentina, unos 300.000 refugiados a cuenta de las lluvias torrenciales caídas en una época no muy habitual que se han traducido en unas inundaciones terribles.

Sólo en la zona de Asunción, capital del país, hay unas 90.000 personas desplazadas desde hace dos meses. Felizmente, organizaciones como Cruz Roja sí auxilian en lo posible a los afectados.

Uno de sus técnicos, el tinerfeño Miguel Sánchez Arrocha, ha sido desplazado a la zona: “Junto a nuestro equipo, se han desplegado otros regionales de respuesta de América del Sur y Central. Estos grupos están compuestos por especialistas en Agua, Saneamiento y Promoción de Higiene”, detalla el paisano, al que contactamos desde el país americano.

La clave para responder a una emergencia de este tipo pasa, continúa Sánchez, por la existencia para esta parte del mundo del “centro logístico ubicado en Panamá (Padru), desde donde se han desplegado varios periodistas. Este centro dota de personal especializado en diversas áreas a todas las emergencias que se producen en América. Concretamente desde allí han partido especialistas en Agua, Saneamiento, Promoción de Higiene, Apoyo Psicosocial, logística y Shelter, entendiendo esta última especialidad en gestión de albergues y capacidades en refugios temporales (organización, materiales precisos…)”.

La tragedia de Paraguay se agrava por el tiempo en que han llegado las lluvias. Preguntado sobre si en la zona hay miedo al fenómeno meteorológico conocido como El Niño, el tinerfeño recuerda que “la situación de inundaciones debido a las lluvias y/o al desborde de los ríos Paraná y Paraguay es cíclica, y se repite prácticamente todos los años aunque varía de intensidad. En esta ocasión el problema es que han sido las más importantes desde hace varias décadas. Y por supuesto, que la amenaza que supone la posible llegada de El Niño puede agudizar esta situación más aún. Nadie olvida esta probabilidad. Ni la población ni los equipos de emergencia que desarrollamos nuestra labor aquí”.

“En algunas zonas del país el problema principal es la lluvia que no ha parado durante días y sin embargo, en otras, el problema lo genera la confluencia de los dos ríos que rodean al país”, desvela Sánchez”. “Concretamente en la zona Sur del país, (Región de Ñeembucú) es esta segunda situación la que más problema puede generar. Sin olvidar evidentemente, las lluvias persistentes”, insiste.

Miguel Sánchez Arrocha. | CEDIDA
<
>
Miguel Sánchez Arrocha. | CEDIDA

Ahondando sobre los efectos en la población, este especialista en emergencias de Cruz Roja añade “las zonas rurales se han visto muy afectadas en cuanto a sus cultivos y posibles cosechas. Esto ha provocado que tanto lo que estaba cosechado para recoger o lo que debían cosechar para el próximo año, esté bastante disminuido. Y eso es otro problema importante para algunas zonas en cuya forma de vida es la agricultura o la ganadería”.

Miguel Sánchez Arrocha no es nuevo en estos quehaceres, pero la catástrofe actual en Paraguay no es la habitual. “Esta situación de emergencia ha sido un tanto especial por lo poco que se menciona a nivel internacional a través de los medios de comunicación. Quizás el mundial de fútbol, u otros focos informativos (Ucrania, Gaza, Sudán, Sierra Leona, etc.), han hecho que esta situación no se haya difundido de la manera que se merece. Esto hace que no se dimensione de la manera más adecuada y por tal motivo, la ayuda que se ha prestado en otros acontecimientos de esta índole no se haya plasmado aquí. Desde Cruz Roja se está moviendo toda la maquinaria precisa para que esta emergencia no quede en el olvido”.

Al menos, profesionales como Miguel Sánchez Arrocha sí aportan su valiosa ayuda gracias a Cruz Roja: “Al país se están enviado especialistas para poder seguir apoyando las labores que esta emergencia demanda: agua, saneamiento y promoción de higiene, alojamiento temporal… Se trata de ayudar”.


“Si no se ‘publicita’, las ayudas no llegan”

Lleva casi tres lustros preparándose en la Cruz Roja para ayudar a los demás. Estuvo en Haití y ahora está en Paraguay, donde las inundaciones simbolizan una tragedia ignorada de hoy. Es Miguel Sánchez Arrocha (Santa Cruz de Tenerife, 1970), una persona que, simplemente, trabaja para que el mundo en que vivimos sea un poco mejor.

-¿Exactamente dónde está trabajando y qué función realiza?
“Soy miembro de la Unidad de Respuesta en Emergencia (ERU) especializada en Saneamiento Masivo. Desde la Federación Internacional de Cruz Roja junto a la Cruz Roja Española y Británica, tomaron la decisión de enviarnos. La zona definida para trabajar es en la capital del país, es decir, Asunción y la zona Sur del país, concretamente en la región de Ñeembucú”.

-¿Es muy amplio el equipo enviado por Cruz Roja? ¿Hay más canarios?
“Nuestra labor siempre es dar apoyo a la Cruz Roja Paraguaya, principal actor de Cruz Roja en la gestión de esta emergencia. Y de momento no hay más canarios desplegados en esta emergencia”.

-¿Por qué han recurrido a usted? ¿Lleva muchas misiones de estas características?
“Desde el año 2000 he recibido formación especializada en la intervención en emergencias internacionales. Concretamente la especialización recibida está enfocada en dos ámbitos. Uno de ellos consiste en dar cuidados básicos de salud a la población en caso de un desastre u otro tipo de incidencias. Y también hemos recibido formación en el ámbito denominado como Saneamiento Masivo”.

-Sin duda una función clave la de garantizar el suministro de agua a la población…
“Así es. Se trata de dotar a la población de instalaciones sanitarias provisionales (letrinas y duchas), así como de la gestión de residuos sólidos, fumigación, distribución de kit de higiene, monitoreo de la calidad del agua potable y la promoción de higiene”.

-Se antoja como si hablara de una formación que requiere una perspectiva global y una actualización constante…
“Como formación complementaria hemos recibido cursos sobre logística en emergencia. Esencial para poder desarrollar cada una de las acciones en el terreno. Y por supuesto, las constantes actualizaciones en este ámbito cada año. En estos puntos de encuentro nos reunimos todos los miembros capacitados de las diferentes especialidades para tocar temas de interés (epidemias latentes, nuevos materiales, experiencias vividas, etc.)”.

-Le había preguntado por otras misiones internacionales en las que hubiera prestado servicio…
“He estado en varios escenarios internacionales de diversa índole, además de emergencias nacionales. Concretamente, y a modo de resumen más destacable estuve seis meses (años 2000 y 2001) trabajando en los campamentos saharauis impartiendo formación sanitaria y repartiendo ayuda humanitaria; en Cabo Verde estuve en el año 2003 evaluando varios proyectos sociales y de socorro; en Pakistán participé en el año 2005 con motivo del terremoto que sacudió varias zonas del país; en Haití estuve en el año 2010 debido al terremoto que destruyó prácticamente a todo el país; y en esta ocasión nos han desplegado para estas inundaciones tan fuertes en Paraguay”.

-Muchos lectores se van a enterar de esta tragedia gracias a este reportaje, ya que el Mundial y los conflictos de Ucrania y Gaza copan informativos. ¿Qué reflexión te merece?
“Creo que ha dado en la clave. Si pensamos en otras situaciones como pudo suponer el terremoto de Haití, no hizo falta prácticamente mover la maquinaria de la financiación porque en cada telediario o noticiero de radio se hablaba insistentemente del problema. Pero en este caso, al igual que en otros, la noticia no ha sido difundida. Actualmente hay otros países en donde también se está trabajando y nadie, o prácticamente nadie lo sabe. En el Sur de Sudán estamos trabajando también con una epidemia de Cólera que está debilitando a la población; en Sierra Leona se está trabajando con la epidemia de Ébola que azota zonas del país; y así podríamos ampliar la lista de países en donde se está trabajando pero desgraciadamente no se “publicita”. Y sin ella, no llegan las ayudas de los financiadores o donantes.

-¿Cómo puede ayudar la gente a quienes se interesen en esta tragedia de Paraguay?
“Se pueden poner en contacto con la oficina más próxima de Cruz Roja y hacer las aportaciones que allí se les indique. Existen vías de financiación y es allí donde se les indicará. Seguramente, organizaciones humanitarias como la Cruz Roja lo agradecerá y sobretodo, en su destino final, el pueblo paraguayo”.

-¿Cuánto tiempo tienes previsto seguir ahí? ¿Le relevan? ¿Descansa y vuelve?
“De momento, el compromiso es permanecer un mes en el país para desarrollar los términos de referencia asumidos. Después de este período inicial, habrá que atender las obligaciones en Tenerife. Posteriormente, y de manera periódica irán llegando más personas para seguir colaborando con esta gestión en la emergencia. En cuanto al retorno al país nuevamente, ya no depende de mí directamente, ya que existen personas igual o mejor preparadas para colaborar en esta gestión, tanto en España como en el resto de países que formamos el denominado movimiento internacional de la Cruz Roja. En realidad, al pertenecer a estos equipos debes estar preparado a que en cualquier momento te alerten y posteriormente, te activen para cualquier situación en el que se precise ayuda internacional”.