X
POLÍTICA >

El PP culpa a Rivero de acusar de “prevaricación” a los magistrados del Supremo

   

EUROPA PRESS | Santa Cruz de Tenerife

El Grupo Parlamentario Popular ha culpado al presidente del Gobierno de Canarias de pretender acusar de “prevaricación” a los magistrados del Tribunal Supremo (TS) que rechazaron los recursos contra las prospecciones, y quiso dejar claro que su “dignidad” como presidente autonómico le obliga a “asumir, acatar y respetar” el veredicto judicial que avala los sondeos.

“No es de recibo que ante una sentencia firme, Paulino Rivero reaccione de manera fanfarrona y diga públicamente que las sentencias del TS son absolutamente políticas, ya que eso supondría que está acusando a los magistrados de prevaricación”, dijo Antona en el Pleno del Parlamento.

El diputado popular hizo hincapié en que el Tribunal Supremo ha desestimado “absolutamente todos los recursos” contra el Real Decreto que autoriza las prospecciones, lo que significa que el Ejecutivo canario ha sufrido un “triple fracaso”.

Ante esta realidad “incontestable”, Antona consideró que la posición política e institucional de Paulino Rivero es “insostenible” porque los tribunales “han hablado” y el Gobierno de Canarias “ha fracasado”.

En este sentido, pidió al presidente canario que “respete el cargo, que defienda el estado de derecho, que cumpla con el ordenamiento jurídico y que acate las sentencias de los tribunales”, ya que, de no hacerlo, supondría que Rivero “no es merecedor del puesto de presidente del gobierno de nuestra comunidad autónoma”.

En su defensa, Paulino Rivero valoró la sentencia teniendo en cuenta los dos votos particulares que han planteado una posible vulneración de la normativa ambiental europea, de ahí que el Gobierno de Canarias vaya a plantear un incidente de nulidad ante el Tribunal Supremo y, si es rechazado, acudirá en amparo al Tribunal Constitucional.

Rivero quiso dejar claro que “el éxito o el fracaso depende de la persona”, y consideró un “éxito” que el Ejecutivo haya sido capaz de sumar a la sociedad canaria en contra del petróleo gracias a su “firme” oposición a los sondeos.

El presidente canario reiteró que el petróleo “no es un asunto jurídico, sino político”, e insistió en que el Gobierno se moverá en el terreno político, jurídico y social para que no se produzca esta situación de “atropello”.