X

El PP sostiene que la balanza fiscal canaria es una “bofetada al victimismo” de Paulino Rivero

   
Australia Navarro

Australia Navarro. | EP

EUROPA PRESS | Santa Cruz de Tenerife

La portavoz parlamentaria del Partido Popular de Canarias, Australia Navarro, ha manifestado hoy miércoles que las balanzas fiscales que ha publicado el Ministerio de Hacienda sitúan a Canarias en una “situación de privilegio” y representan una “bofetada al victimismo” del Gobierno de Paulino Rivero.

A través de un comunicado, Australia Navarro ha indicado que a pesar del “nefasto” sistema de financiación autonómica que “impusieron” PSOE y CC, Canarias figura en el informe de balanzas del Ministerio como la segunda autonomía que más recibe respecto a lo que aporta al sistema general.

Navarro ha detallado que, en términos absolutos, Canarias recibe 4.054 millones más de los que aporta, siendo superada únicamente por Andalucía; mientras que en relación al número de habitantes, el saldo positivo refleja que los ciudadanos canarios son los españoles más beneficiados por la solidaridad del sistema, con 1.910 euros más por habitante, por detrás sólo de los extremeños y de los ceutíes y melillenses.

Para la portavoz popular, “la publicación de las balanzas fiscales echa por tierra el discurso del perdedor que tanto fomenta el Gobierno de Canarias en la persona de Paulino Rivero y confirma que Canarias, gracias a su Régimen Fiscal y Financiero y a las ayudas de Estado, es una autonomía beneficiaria neta del sistema general”.

Navarro ha indicado que las balanzas fiscales “demuestran que el principio de solidaridad interterritorial, consagrado en la Constitución, funciona y que las regiones más prósperas (Madrid, Cataluña y Baleares) son las autonomías que más aportan, mientras las regiones económicamente más débiles como Canarias son las que más reciben”.

Por todo ello, la portavoz emplaza a los socios del Gobierno de Canarias a “reconocer la realidad y a asumir de una vez que el saldo positivo podría ser aún más provechoso para Canarias con un modelo de financiación distinto al que ellos aprobaron en 2009 con el rechazo frontal del Partido Popular”.