X
ADEJE >

El psicólogo Francisco Javier Urra inauguró las II Jornadas de la Fitapa

   
Francisco Javier Urra. / DA

Francisco Javier Urra. / DA

DIARIO DE AVISOS | Adeje

El Ayuntamiento de Adeje y la Federación Insular Tinerfeña de Asociaciones de Padres y Madres de Tenerife (Fitapa) organizaron, por segundo año consecutivo, la Escuela de Verano 2014, espacio de encuentro para la reflexión y participación en el apartado educativo. Las jornadas tuvieron lugar en el Centro de Desarrollo Turístico Costa Adeje durante el pasado fin de semana. El reconocido psicólogo y escritor Francisco Javier Urra Portillo ofreció la ponencia inaugural, acompañado por el alcalde de Adeje, José Miguel Rodríguez Fraga y el concejal de Educación, Andrés Pérez Ramos. A estas segundas jornadas asistieron más de 80 personas.

En este sentido, Rodríguez Fraga destacó que “queremos avanzar en el apartado educativo, que es un factor clave en el avance social y en el desarrollo de una convivencia pacífica y beneficiosa para la sociedad”. Estas jornadas, que promueven Ayuntamiento y Fitapa, son un referente importante porque reivindican, apuntalan y mejoran el papel que tienen los padres y madres en la educación de sus hijos, por tal motivo, seguiremos apoyando este tipo de iniciativas que, en definitiva, vienen a colaborar en la construcción de una sociedad plural”.

Urra Portillo inauguró su conferencia Educar para la vida con un argumento relevante: “la vida no es justa para nadie, pero hay que ponerle ganas”. Dentro de este marco explicó que “a lo largo de los años, vamos teniendo diversas experiencias, positivas y negativas, que nos van proporcionando diferentes vivencias. Por ello, es relevante entender y aceptar que lo más relevante no es el yo, sino la simbiosis con el resto de las personas que nos rodean”.

El experto indicó que “en esta sociedad, en la que el 40% de los jóvenes consideran que los celos son una prueba de amor, algo está fallando y en definitiva, es la forma en la que educamos”. Por tal motivo, subrayó que “la educación es tiempo, hay que estar presente y dejar de criticar y hacernos víctimas, es preciso recuperar la coherencia, la constancia y el respeto, elementos relevantes y necesarios para que el ser humano se sienta útil y evolucione, si ese es su deseo, pero está más que demostrado, que las personas cambian si se les proporciona ocasión de hacerlo”.