X
tenerife>

“Reactivaremos la construcción con 52 obras en las carreteras”

   
José Luis Delgado. | J. G.

José Luis Delgado. | J. G.

A. M. G. | Santa Cruz de Tenerife
Foto: J. G.

Seguridad, mejora de la productividad y calidad de vida para los ciudadanos. Eso es lo que pretende lograr el área de Carreteras del Cabildo de Tenerife con las diversas actuaciones que está llevando a cabo en las vías de la Isla. El consejero insular de Carreteras y Paisaje, el socialista José Luis Delgado, recalca que la eficiencia económica es una de sus prioridades, como también lo es de todo el Gobierno insular, cuyo primer objetivo es generar oportunidades de empleo.

Actualmente, sus esfuerzos se centran en terminar los trabajos de reacondicionamiento de la carretera de Punta de Teno, la culminación del cierre del anillo insular, así como en mejorar la red viaria de toda la Isla, lo que además revitalizará el sector de la construcción, con una inversión insular de 8 millones para 52 actuaciones. Para ello, destaca Delgado que el Cabildo está inmerso en uno de los proyectos más importantes: el nuevo concurso para la conservación y mantenimiento de las vías insulares a través de contratos de segunda generación; “es decir, pagar por servicio realizado”.

Repasamos todos esos temas con el responsable de Carreteras y Paisaje en el Cabildo tinerfeño, quien ha sido elogiado por la Confederación Canaria de Asociaciones Profesionales (Concap) por su labor en esta área.

-Una de sus mayores preocupaciones en estos momento, y motivo también de demanda ciudadana y de polémica política, es el prolongado cierre de la carretera de Punta de Teno, en Buenavista del Norte, por el retraso en la obras de rehabilitación de los taludes. ¿Cuál es la situación actual de esta obra?
“Seguimos trabajando en ella. Hemos finalizado la zona de mayor riesgo y las licitaciones de los contratos de conservación de segunda generación. En los próximos días licitaremos las obras para comenzar a trabajar en la segunda fase que podría estar adjudicada ya en un mes. Esta actuación viene a complementar la primera que ya realizamos en las zonas de mayor riesgo y con la que hemos reducido el riesgo por desprendimiento. Aun así, estoy a la espera de los informes técnicos para poder reevaluar el riesgo y poder tomar la decisión de abrir, o no, la vía”.

-Usted dijo que la carretera se reabriría en verano, en los fines de semana, pero, de momento, sigue cerrada y sin fecha.
“Nuestra intención es poder abrirla en verano, los fines de semana que es cuando no se estaría trabajando en ella. Para que eso sea posible, estamos realizando un gran esfuerzo en el Cabildo. Pero su apertura depende de los informes que están evaluando para saber si realmente, después de la primera intervención que se realizó y, toda vez que hemos adquirido mayor conocimiento de la problemática de los acantilados, se ha rebajado ese riesgo. Lo que está claro es que abriremos la carretera cuando tengamos todas las garantías de seguridad. En este sentido, tenemos que ser consecuentes, responsables y rigurosos”.

-Pero hay quien dice que debería permitirse el paso, dado el avanzado estado de la obra y la seguridad ganada con las actuaciones ya realizadas…
“Entiendo que los vecinos y visitantes así lo quieran y que, incluso, lo pidan. Lo que no me explico es cómo un cargo de responsabilidad como el alcalde de Buenavista fomente la polémica en este asunto tan delicado cuando él mismo ha reconocido el grave riesgo. Créame que no entiendo que éste se use como instrumento de desgaste político. En este tema tenemos que actuar con mesura y con responsabilidad. Nadie más que el Cabildo desea poder abrir de nuevo esta carretera, sobre todo, porque la economía de algunas familias depende del acceso a sus puestos de trabajo a través de esta vía”.

-¿A qué se debe este retraso?
“Se trata de una obra complicada ya que la zona donde estamos actuando es de muy difícil acceso. Si recuerda, la primera fase hubo que hacerla con helicópteros para poder llegar a la parte más alta del acantilado y en un invierno de los más lluviosos de los últimos 20 años. No exagero si digo que es la obra de estabilización de taludes más importante que se ha hecho en Canarias. Con la próxima licitación, esperamos volver a darle agilidad a esta actuación, pero hay que respetar los trámites y plazos legales de licitación”.

-Hablamos ahora de otra obra muy importante, que usted ha señalado como la gran prioridad de la Isla: el denominado cierre del anillo insular. ¿Cómo va?
“Con retraso y eso significa que cada año que no tengamos el anillo, los ciudadanos seguirán malgastando dinero de su bolsillo. Veo complicado que el tramo sur (Adeje-Santiago del Teide) esté finalizado en el primer trimestre de 2015, salvo que reinicien urgentemente los trabajos del túnel y el enlace de Fonsalía se ponga en servicio antes de fin de año. En cuanto al tramo norte, el túnel se está integrando en el centro de Control del Cabildo y se está culminando la instalación de la pasarela peatonal de Los Moriscos. En el último Pleno del Cabildo aprobamos por unanimidad pedir al Estado que financie la obra del túnel de Erjos con fondos comunitarios y la declare prioritaria en el convenio de Carreteras. El Túnel de Erjos sólo se puede ejecutar si lo paga el Estado”.

-Además de estas dos obras, ¿qué otras actuaciones en carreteras son prioritarias en estos momentos para el Cabildo?
“Todo aquello que tenga que ver con la seguridad y mejora de la calidad de vida de los ciudadanos. Vamos a llevar a cabo 52 actuaciones en toda la red de carreteras que, con los años, se ha ido deteriorando y en la que el Cabildo está realizando un importante esfuerzo inversor con más de ocho millones de euros. El objetivo es mejorar el asfaltado y el paisaje que rodea a estas carreteras y, de paso, revitalizar el sector de la construcción. Hemos hecho un reparto inversor en todos los municipios de la isla con la filosofía de muchas actuaciones pequeñas que dinamicen y repartan los recursos económicos y generen empleo”.

-Usted ha dicho que, en Tenerife y en materia de carreteras, debe haber una mayor colaboración público-privada. ¿En que consiste esa fórmula que usted plantea?
“Nuestro objetivo es revitalizar el sector de la construcción y mantener y crear puestos de trabajo. El Cabildo no dispone de fondos propios para adecentar las vías de la isla y, por eso, entendemos que la única manera es acometer concesiones a empresas privadas”.

-¿Se acabarán algún día las colas en la autopista del norte por el embudo de Los Rodeos?
“El cierre del anillo insular aliviará sustancialmente los problemas de tráfico del municipio de La Laguna. La conclusión de este proyecto viario restará del tránsito por el municipio una media de 20.000 vehículos diarios. El proyecto, que conectará la autopista del Norte con la del Sur y cerrará el círculo de las conexiones por carretera en la Isla, está a falta de conseguir la financiación necesaria para realizar el túnel de Erjos. La conclusión de este proyecto repercutirá directamente sobre el tráfico lagunero. El tramo que discurre entre Guamasa y Guajara tiene, en la actualidad, una media diaria de paso de 85.000 vehículos. Esta cifra descendería a los 65.000 coches al ofrecer la oportunidad de llegar desde el Puerto de la Cruz hasta Los Cristianos en apenas 25 minutos. Muchos de los traslados que se hacen hacia La Laguna tienen el objetivo de enlazar con la conexión del Sur y esto ya no sería necesario con el cierre del anillo”.