X
santa cruz>

Santa Cruz apuesta por una zona de baño en San Andrés tras el dique

   
Infografía de cómo quedará la nueva escollera tras su finalización, que se estima para el verano próximo. | DA

Infografía de cómo quedará la nueva escollera tras su finalización, que se estima para el verano próximo. | DA

NATALIA TORRES | Santa Cruz de Tenerife

El litoral de Santa Cruz, desde San Andrés hasta Las Teresitas, quedará resguardado de los embates del mar una vez que se finalice la construcción del dique semisumergido que se saca a licitación mañana y cuya construcción comienza en septiembre, según anunció ayer la Autoridad Portuaria. Después, señaló el alcalde de la ciudad, José Manuel Bermúdez, “nos quedará una magnífica oportunidad para desarrollar nuevos proyectos en la zona para los que pediremos la colaboración de los vecinos”. “Juntos -continuó- queremos que Costas invierta de una vez en Santa Cruz y que proponga un proyecto para que los vecinos tengan un acceso digno al mar”. El modelo en el que piensa el alcalde es el desarrollo de una zona de baño similar a la que existe en Radazul, “no tiene porque ser una playa, hay múltiples formas de acceso al mar”, matizó Bermúdez quien, reconoció, que una buena oportunidad para plantear esta propuesta sería la reunión que el Ayuntamiento tiene pendiente con Costas y que es probable que se celebre a finales de agosto.

Este deseo que ayer verbalizaba Bermúdez, es alcanzable gracias a la construcción del dique semisumergido que va a llevar a cabo la Autoridad Portuaria, cuyo presidente, Pedro Rodríguez Zaragoza anunciaba que mañana se reunirá el consejo de administración de los puertos de la provincia en el que se aprobará la licitación del proyecto y para el que las empresas que quieran optar a hacer la obra tendrán 15 días para estudiarla y presentar sus ofertas. Esto supone que en septiembre se comenzará a construir el dique, para estar terminado aproximadamente diez meses después. “Este es un proyecto con el que nos comprometimos hace más de dos años en una reunión con todas las administraciones que tenían competencia en este asunto y por fin vamos a acometerlo”, señaló Rodríguez Zaragoza, quien quiso revindicar el trabajo hecho por la administración que preside afirmando que “nunca hemos dejado de trabajar a pesar de las trabas que nos hemos ido encontrando”. “Tanto es así -continuó- que aún hoy no hemos retirado del Boletín Oficial del Estado (BOE) el documento de impacto ambiental, a pesar de que ya no tenemos que hacerlo, aunque lo retiraremos en los próximos días”.

Pedro Rodríguez Zaragoza (i) y José Manuel Bermúdez. | SERGIO MÉNDEZ

Pedro Rodríguez Zaragoza (i) y José Manuel Bermúdez. | SERGIO MÉNDEZ

Por su parte, José Manuel Bermúdez, reconoció que ayer fue uno de los días más felices como alcalde en el actual mandato y sin duda, “el más feliz para los vecinos de San Andrés que desde hace muchos años esperan por una solución que no acababa de llegar”. Agradeció a la Autoridad Portuaria que diera “un paso hacia adelante” cuando nadie más estaba dispuesto a asumir el proyecto, “y los ha seguido dando a pesar de las dificultades”, añadió.

Siete toneladas
La obra del dique semisumergido, con un coste de 3,9 millones de euros, va a suponer el uso de unos 60.000 metros cúbicos de material, de los que 40.000 se recuperarán y se usarán otros 6.000 de hormigón. Según explicó Javier Mora, jefe de Infraestructuras de la Autoridad Portuaria, el proyecto elegido comenzó con el análisis de las olas que provocaban la inundación del barrio, “llegamos a la conclusión que eran las que procedían del sur-suroeste y que con a penas 75 centímetros de altura podía llegar a los tres metros cuando golpeaban en la costa, provocando la inundación”.

La obra consistirá por tanto en un dique horizontal a la costa de unos 350 metros de largo y otro perpendicular (a la altura de la glorieta de entrada a San Andrés) que evitará la sobreelevación de las olas que acaban provocando los rebases. Se utilizarán siete toneladas de bloques cúbicos de hormigón para la formación del dique que tendrá cuatro metros de coronación (una altura similar al de Las Teresitas). Mora confirmó que es posible que tras finalizar la obra podría formarse, de manera natural, una playa de callados enfrente de San Andrés.