X
SANTA CRUZ >

Santa Cruz renuncia a la disolución del IMAS, y de Deportes y Cultura

   
El IMAS es uno de los entes propuestos para su disolución por ser ineficaz e ineficiente. / J.G.

El IMAS es uno de los entes propuestos para su disolución por ser ineficaz e ineficiente. / J.G.

NATALIA TORRES | Santa Cruz de Tenerife

El informe elaborado por la Dirección General de Organización y Régimen Interno del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife era claro en cuanto al futuro de los Organismos Autónomo de Deportes y Cultura y del Instituto Municipal de Atención Social (IMAS), tachándolos de “ineficaces e ineficientes” y proponiendo su disolución. Transcurridos casi seis meses de la elaboración de este informe, finalmente, el Consistorio ha desistido de llevar a cabo la recomendación que en él se recoge, principalmente, reconoce el alcalde, José Manuel Bermúdez, porque se han quedado sin tiempo para implementar una medida de este calibre: “Hemos preferido apostar por la modernización, por hacer un Ayuntamiento más ágil, que aproveche las nuevas tecnologías y no por meternos en berenjenales que seguramente deberíamos haberlos afrontado al principio del mandato y no dejarlos para el final”.

Sin embargo, no es una medida que caiga en saco roto puesto que el alcalde avanza que, si hay posibilidad, “ese es un proyecto que quizá podamos retomar para el próximo mandato”. De esta forma los concejales afectados por esta medida, Zósimo Darias (Deportes), Clara Segura (Cultura) y Alicia Álvarez (IMAS) que inicialmente tomaron la propuesta con sorpresa primero y disgusto después, pueden respirar tranquilos lo que queda de mandato. El informe en cuestión proponía como fecha de extinción de estos organismos el 31 de marzo de este mismo año. El citado estudio señala como uno de los principales beneficios de la disolución de Cultura y Deportes que el personal de estas áreas pasaría a formar parte de Asuntos Sociales, reforzando así su evidente necesidad de recursos humanos, área que por otra parte asumiría todas las competencias que se desviaron al IMAS cuando éste fue creado en 2010.

El análisis se extiende a todos los organismos autónomos aunque matiza que frente a los tres que propone disolver, los entes de Urbanismo y Fiestas, “no generan disfunciones organizativas”. Con respecto a Cultura y Deporte, el informe indica que, con el paso del tiempo, han ido asumiendo más funciones de las que en un inicio tuvieron, la estrictamente prestacional, incrementando con ello considerablemente el personal adscrito a cada una de las áreas.

Después de analizar los problemas de gestión a los que han venido haciendo frente ambas entidades, el documento resume que se ha producido una paulatina disminución de la oferta prestacional de ambas áreas, tanto como que asegura que “los programas de fomento de cultura y deportes no existen”. Respecto al mantenimiento de las instalaciones deportivas y culturales, recurre de nuevo el informe a las palabras de “ineficaz e ineficiente”, afirmando que se carece de planificación y de recursos en este apartado, además de estar desconectado del sistema de mantenimiento del resto de áreas municipales.

Desviado de su verdadera función

- El análisis sobre el IMAS recuerda el motivo por el que se creó: simplificar los procedimientos para dar ayudas, agilizar su tramitación, facilitar su justificación y su aprobación por los órganos competentes. El problema del IMAS es que, si bien ha logrado simplificar algunos procesos, tener un presupuesto propio y personalidad jurídica diferenciada, le obliga a asignar personal a tramitar asuntos ajenos a la estrictos programas de atención social.