X
POLITICA >

Solo el 21% de los diputados desde 1983 han sido mujeres

   
Carmen Barreto, Antonio Castro y Elena Máñez, ayer, en la presentación de libro en el Parlamento. / DA

Carmen Barreto, Antonio Castro y Elena Máñez, ayer, en la presentación de libro en el Parlamento. / DA

VICENTE PÉREZ | Santa Cruz de Tenerife

Las conquistas históricas de las mujeres en su lucha por la igualdad de oportunidades y derechos con los hombres se han reflejado también en el Parlamento canario. Hoy, el 45% de los escaños los ocupan diputadas, pero, en el cómputo global, en los 31 años de existencia de esta institución, el porcentaje se reduce hasta el 21% (119 mujeres han desempeñado este cargo público).

Este es uno de los datos que aporta la abogada Carmen Barreto, funcionaria de la Cámara regional, en la segunda parte del libro Mujeres en el parlamento de Canarias, una voluminosa obra que ayer presentó en un abarrotado salón de actos de esta institución, acompañada por su presidente, Antonio Castro, y la directora del Instituto Canario de Igualdad, Elena Máñez.

La publicación recopila el trabajo parlamentario de las diputadas que formaron parte de la VI y VII legislaturas así como recoge la visión particular que estas mujeres tienen de la política canaria, entre otras cuestiones. Así,“la mayoría de ellas confiesa que entró en política para luchar por las desigualdades sociales y por una sociedad más justa e igualitaria”, explicó la autora del libro.
Además las parlamentarias de este periodo comparten que los principales problemas del Archipiélago son el desempleo, la pobreza, la lejanía y todos los efectos de la crisis económica.

Otra de las conclusiones del libro es que las diputadas están de acuerdo en que la dedicación a la política debe ser vocacional, de servicio público y de compromiso social, y nunca una profesión. Es más, algunas aconsejan a quien obtenga un escaño en el Parlamento que antes tengan su propia autonomía e independencia económica. Barreto recordó que hubo que esperar hasta la VI legislatura para que aumentara de forma notable la presencia femenina en la Cámara.
Por su parte, Castro elogió esta nueva obra de Barreto como “un interesante y objetivo” estudio iniciado en 2009, y que, junto con la primera parte, repasa “tres décadas de democracia representativa con el autogobierno”.

También, dijo el parlamentario, es un libro “reivindicativo, porque a través de un millar de páginas late la denuncia de la ancestral discriminación que no se corresponde con el brillante papel femenino en nuestra historia contemporánea y su participación capital en la construcción del futuro común”.
A su juicio, “pese a los notables avances” en igualdad de género, aún es “urgente consolidar la presencia femenina en las candidaturas y garantizar el acceso a los cargos ejecutivos”.

El propósito de este libro, según subrayó Castro, “se inscribe en la suma de esfuerzos desde la segunda mitad del siglo XX a paliar una injusticia histórica, porque la democracia es un valor fundamental de los Estados que requiere de una participación y una representación igual de los ciudadanos de ambos sexos en la toma de decisiones”.

El presidente del Parlamento autonómico enfatizó además que los logros alcanzados en este sentido “ afortunadamente ya no tienen vuelta atrás, para el bien de la democracia y de la igualdad”.

Alcaldesas, 19%

- La directora del Instituto Canario de Igualdad afirmó que las mujeres“han pasado de ser objetos de la política a ser sujetos activos”, aunque aún se debe llegar el 50% de representación femenina en las instituciones públicas y en las empresas. Elena Máñez ofreció en este sentido datos ilustrativos en Canarias: así, en el Parlamento regional, hay un 45% de diputadas; en los ayuntamientos, el 40,96% son concejalas; en los cabildos, el 40,76% son consejeras; pero estas cifras se desploman en el caso de las alcaldías, con sólo un 19,31% de alcaldesas, mientras que apenas uno de los cabildos lo preside una mujer. Máñez evocó los logros de derechos femeninos en la II República, el retroceso en la dictadura franquista, y advirtió: “Los avances son conquistas, nada ocurre por el devenir natural”.