X
POLIDEPORTIVO >

Viaje al techo de África

   
Juan Diego Amador, tras descender el Kilimanjaro, que ascendió en 2005 cuando completó el proyecto 7 Cimas. / DA

Juan Diego Amador, tras descender el Kilimanjaro, que ascendió en 2005 cuando completó el proyecto 7 Cimas. / DA

NORBERTO CHIJEB | Santa Cruz de Tenerife

Juan Diego Amador, el primer y único canario que ha ascendido el Everest (mayo de 2004) acaba de cumplir 42 años y pese a una lesión de espalda más que jaquecosa, sigue inmerso en su aventura de dar a conocer las maravillas del mundo a los canarios.

Después de ascender en enero el Monte Cook, en Nueva Zelanda, comenzó en mayo, para celebrar el décimo aniversario de su ascenso al Everest, su aventura como guía comercial, llevando hasta el Nepal a una expedición de diez tinerfeños que lograron hollar el Island Peak (6.138). Ahora prepara las maletas para irse (19 al 27 de julio) a los Alpes franceses, pero ya planifica el gran viaje al corazón de África, del 7 al 21 de agosto.

“Al Kilimanjaro (5.895 metros) -nos comenta- viajé por primera vez en 2005 durante el proyecto 7 Cimas; se trata del gran coloso de África, pero no sólo su montaña más alta, sino además uno de los grandes iconos geográficos del continente. Aquella ascensión la hicimos por la ruta Machame y fue realmente un viaje maravilloso. Sin duda hay lugares en el Planeta que no son dignos de visitar más que una vez en la vida, pero sin embargo hay otros donde regresaría cada vez que tuviera una oportunidad y el Kilimanjaro es una de esas montañas con suficientes atractivos como para regresar a ella”.

Sin embargo, para hacer más factible que puedan sumar a la expedición un abanico amplio de personas, Juan Diego Amador ha optado en esta ocasión por la ruta Marangu, “más cómoda para los participantes, pues cuenta con refugios para pernoctar y tiene menor inclinación. En términos montañeros la única dificultad a salvar será la altitud y por tanto la predisposición del cuerpo para aclimatar durante el ascenso. Para garantizar que la aclimatación sea correcta hay unos protocolos de seguridad que aplicamos. Una persona con una condición física media puede optar a ascender al Kilimanjaro”.

Para evitar cualquier riesgo médico, todos los aspirantes al viaje tienen que pasar por una entrevista previa para valorar su condición física, “e incluso si es necesario hacemos alguna actividad para salir de dudas. Posteriormente decido si el aspirante está en condiciones o no de formar parte del grupo; muy a mi pesar en algún caso he tenido que comunicar a algún cliente que el objetivo deportivo está por encima de sus posibilidades, pues mi prioridad es la seguridad el grupo”, afirma el montañero y geólogo lagunero. El viaje está planificado para dos semanas, “los primeros nueve días los dedicaremos a ascender al Kilimanjaro y el resto de jornadas a un safari por la sabana y la región Masai”, aunque también está la opción de que “los participantes pueden optar solo por la ascensión o por el plan completo, aunque a mi juicio realizar un safari en el corazón de África es casi obligado, pues en pocos lugares de La Tierra se puede hacer una gran ascensión y con un poco de suerte ver a pocos metros a los grandes mamíferos africanos”.
Organización y precios
Dependiendo de una opción u otra, el precio varía, aunque el propio Juan Diego reconoce que la expedición al Kilimanjaro, y en agosto, es un viaje que resulta de los más caros de organizar “pues el gobierno impone unas tasas elevadas y nos obliga a trabajar con compañías locales, guías, porteadores y un largo etcétera, que incrementan excesivamente el precio final, y esto es inevitable aunque organices un viaje individual. Personalmente considero que comparativamente hablando nuestra oferta es muy buena, para hacerlo aprendiendo de forma segura, amena y responsable”.
Siempre inquieto, Amador, ya tiene diseñado en su cabeza otros proyectos de futuro: “El Himalaya siempre está ahí y sus grandes montañas siguen llamando poderosamente mi atención, pero también tengo ganas de regresar a América del Sur y culminar proyectos que han quedado en el tintero, como la gran travesía del Hielo Patagónico. Pero para los clientes tengo pensado otras expediciones para ver la aurora boreal, un eclipse solar total o el gran gorila…, todo se andará”. Como esa alternativa más doméstica de patear el ámbito geográfico más cercano, “pero no Canarias en particular sino también a otros archipiélagos macaronésicos”, unos proyectos que nos irá descubriendo a través de su página web juandiegoamador.com.