X
SOCIEDAD >

El ancla de la esperanza

   
<
>

Fotos ANDRÉS GUTIÉRREZ

DIEGO DOMÍNGUEZ | Santa Cruz de Tenerife

África, testigo del nacimiento del ser humano primigenio, contiene muchos de los países más pobres de la Tierra. El buque hospital Africa Mercy ofrece anualmente ayuda humanitaria en dichos territorios. Las duras condiciones sociales y humanas en las que conviven los africanos reciben un soplo de esperanza cada vez que el barco echa el ancla en la costa del continente.

Tras 10 meses en el litoral del Congo francés, instalado en la bahía de Pointe Noire, con más de 2.000 cirugías bajo su cubierta y más de 400 cooperantes residiendo en sus camarotes, el Africa Mercy, llegó a las Islas el pasado mes de junio; a Tenerife hace solo tres días. Descansará en el muelle sur del puerto de Santa Cruz hasta el 15 de agosto, cuando zarpará hacia las costas del África subsahariana, al puerto de Cotonú, en la República de Benín.

El Africa Mercy, Esperanza de África en español, pertenece a la Organización No Gubernamental (ONG) Naves de Esperanza, entidad que lleva más de 30 años surcando los mares brindando alimentos y atención médica a los países más necesitados del globo terráqueo. Este barco, antiguo buque RO-RO (Roll On-Roll Off en inglés) que transportaba ferrocarriles, tiene 152 metros de eslora y una capacidad de carga de 1.724 metros cúbicos. El hospital que transporta consta de 82 camas de hospitalización, varias salas de recuperación, quirófanos y equipos sanitarios de última tecnología.

Ricardo Menzíes, coordinador nacional en España de la ONG, aseguró en una visita de este periódico a la nave que “para una persona en África, la vida normal es difícil, la gente lucha para sobrevivir, para comer, para todas sus necesidades… Si añades encima de esto una enfermedad o una discapacidad, la vida es imposible”.
Las operaciones que realizan en el continente negro suponen, en muchos casos, la reinserción social y la mejora de la esperanza de vida de los enfermos. “En estos países los defectos físicos, sobre todo en la cara, son algo espiritual; hay un demonio o algo así que está afectando a la persona; muchas veces expulsan del pueblo o esconden a estas personas”, indicó Menzíes.

Los aparatos médicos que lleva la nave a África son, en muchos casos, los únicos que existen en el país de destino, como un escáner, y son donados a la ONG por empresas colaboradoras.

Tratamientos y asistencia básica

Entre las enfermedades más usuales que tratan en el Esperanza de África se encuentran las cirugías maxilofaciales de labio leporino y paladar hendido, la extirpación de tumores, la cura de quemaduras y lepra, las enfermedades dentales o las lesiones ocasionadas durante el parto, así como heridas de guerra. “Hay más de 30 millones de ciegos que podrían ver con una simple cirugía de cataratas”, manifestó Ricardo Menzíes.