X
canarias>

Arencibia admite la reventa en el baile de magos y el PP le denuncia

   
Carina Dainotto, portavoz del PP, destapó ayer las irregularidades del baile de magos de Santa Ana. | NORCHI

Carina Dainotto, portavoz del PP, destapó ayer las irregularidades del baile de magos de Santa Ana. | NORCHI

NORBERTO CHIJEB | Candelaria

Más vehemencia que debate, más gresca que soluciones, más tedio que dinamismo. El Pleno de Candelaria volvió a convertirse ayer en un nuevo episodio del día de la marmota, pero en este caso alargado casi hasta la extenuación, con diez horas pegado a una silla y sin aire acondicionado porque le molesta a una señora. Para que luego hable el secretario municipal de contratos ilegales, cuando trabajar más de ocho horas no lo es, no debería serlo.

El debate municipal trajo bajo el brazo una denuncia más, esta vez doble y ante la Policía Local, interpuesta por la todavía portavoz popular, Carina Dainotto, que se despachó a gusto contra Alfredo Arencibia, portavoz socialista y concejal de Fiestas, durante el debate de una moción del PP en la que solicitaba una ordenanza para regular los precios en las fiestas.

Dainotto le exigió la dimisión, a lo que también se sumaron casi todos los grupos de la oposición, por la reventa de entradas en el baile de magos de Santa Ana del pasado 19 de julio, un hecho que fue admitido por el concejal, quien vino a explicarse diciendo que “solo se vendieron unas cien entradas más y cuando se retiraron los grupos folclóricos y algunos niños”, comentó Arencibia, quien además valoró el trabajo del personal de su Concejalía y descargó la responsabilidad sobre el control del aforo a una empresa contratada para ello.

Dainotto habló de casi cuatro mil personas en un recinto para dos mil quinientas, por lo que también denunció al concejal por no cumplir con el plan de autoprotección, añadiendo además que “ a las cinco de la mañana se retiraron los cuerpos de seguridad y el baile siguió hasta las seis y media de la mañana”.

Arencibia informó que hasta las doce de la noche se habían vendido 2.782 entradas y que “solo cuando salió gente se pudieron vender algunas más hasta que a las doce y media nos dijo la empresa de seguridad que el aforo estaba completo”, añadiendo que “los técnicos responderán cuando les llegue la denuncia de usted ante la Policía”, comentó el concejal.

Mayca Coello, portavoz de Sí se puede, entre sorprendida e indignada, manifestó “siempre podemos encontrar una ilegalidad más gorda; cómo explica usted señor Arencibia, esta evidencia, de que vendan y revenden las entradas, saltándose el plan de Protección. Cómo explica que no se devuelva la entrada como comprobante. A qué esperan para dimitir por esta y otras muchas patrañas que han cometido o han tolerado. Señor alcalde, ya predica en el desierto, porque usted lo ha tolerado, lo ha permitido y lo ha ocultado”.
Nazaret Díaz, de CC, manifestaba también que “yo fui testigo de cómo se revendían las entradas. Hay que abrir una investigación caiga quien caiga”.

Arencibia volvía a defenderse: “El concejal no toca dinero para nada, solo lo lleva el personal. Yo no voy a decir que no haya sucedido, por evidencia. Se puso a la venta un centenar de entradas más viendo el personal que se había desalojado, de acuerdo con la empresa que llevaba el control del aforo. A las 12 había una cola enorme para entrar. Asumo la responsabilidad”, dijo.

José Fernando Gómez, concejal no adscrito, se sumó a la traca: “Usted reconoce que se ha cometido una ilegalidad y le pido que presente su dimisión porque no puede jugar con la seguridad de las personas”, sentenció.

Dos horas y media para la Fundación
El Pleno se alargó ayer hasta las diez horas, entre otras razones porque la comparecencia de la gerente de la Fundación Candelaria Solidaria, Patricia Álvarez, se llevó nada menos que dos horas y media, en las que recibió el apoyo unánime del grupo de gobierno y también de parte de la oposición, que no puso en duda su capacidad de trabajo y su buen hacer al frente de la Fundación, pero sí cuestionó el funcionamiento de algunos de las encomiendas de la institución, como los huertos solidarios, y, sobre todo, una mayor fiscalización de las cuentas.

Patricia Álvarez recordó que la misión de Candelaria Solidaria es el “diagnóstico y análisis de la personas que necesitan ayuda. Se trata de una entidad de régimen privado regida por un patronato, en la que está el Ayuntamiento”. La gerente remarcó que el banco de alimentos atiende a 1.348 personas en el municipio y que son derivadas de Servicios Sociales para agilizar los trámites que en el Ayuntamiento son más largos”, afirmó.

Uno de los asuntos que se cuestionó por parte de la oposición fue el de los huertos urbanos, que para ella no ha sido un fracaso, como dijo Nazaret Díaz (CC), porque “siguen funcionando, aunque es verdad que ha disminuido la participación”, pasando de 40 usuarios a cinco y con problemas en el reparto de productos, según Díaz.