X
el dardo>

Una buena idea – Por Leopoldo Fernández

   

Todo proyecto que pretenda el impulso de las energías limpias debe gozar de respaldo institucional. Los tiempos que corren no están para contaminaciones evitables y en un territorio insular, sobre todo si es de tamaño reducido, la búsqueda de fuentes energéticas nuevas y de carburantes no fósiles debe ser un objetivo irrenunciable. Esa iniciativa de poner en marcha una flota de coches eléctricos -con puntos de repostaje o recarga en las principales zonas turísticas de Tenerife-, para ofrecer en alquiler a los clientes de hoteles y apartamentos parece en principio una buena idea, pero a condición de que se respeten siempre los legítimos derechos de los taxistas y del servicio público. No se debería entrar a competir, como bien denuncia la Unión de Trabajadores Autónomos del Taxi, con un sector que cumple sus obligaciones y que sufre además, y de qué manera, los dolorosos efectos de la crisis económica. El proyecto Effie Car, en el que colaboran el cabildo insular, Apeca, Emove, la patronal hotelera Ashotel, el ITER, Endesa, Turisfera y la Factoría de Innovación Turística de Tenerife, puede, cómo no, crear y poner en marcha la mentada flota de coches eléctricos, pero sin caer en intrusismos ni competencias desleales. Siendo muy loable el fin que persigue el proyecto -potenciar el uso de energías limpias, más baratas y no contaminantes en el sector del alquiler de vehículos de turismo-, la presencia en él de una corporación y de varias empresas públicas, con lo que presupone de apoyo institucional, puede ir más allá de lo prudente y recomendable, por sus efectos discriminadores. Si esa iniciativa fuera exclusivamente particular nada tendría yo que decir. Y si el apoyo del Cabildo, el ITER, Turisfera y demás organismos públicos quedara abierto a taxistas, transportistas y particulares, tampoco tendría nada que objetar. Es bueno adelantarse a los tiempos e iniciar cuanto antes una política que favorezca la progresiva implantación de vehículos eléctricos e incluso híbridos, porque ya está contrastado su buen rendimiento y su valor ecológico. Pero más que una política de impulso en el entorno insular, lo que hace falta es un apoyo decidido del Gobierno autonómico en todo el ámbito regional, a base de facilitar puntos de recarga en lugares estratégicos y de suscribir los acuerdos que procedan con firmas automovilísticas interesadas en introducir sus vehículos en las Islas y hacer de Canarias, a medio y largo plazo, un paraíso para la mejor movilidad de la ciudadanía y un lugar ejemplar – como en el caso de El Hierro con la generación de energía eléctrica- por
su aportación a la práctica de políticas basadas en la sostenibilidad y el
cuidado del medio ambiente en el sector del transporte