X
la crónica de la semana >

CC sondea la candidatura con el petróleo y de paso saca el Cristo

   
CRONICA SEMANA CONSEJO GOBIERNO

Paulino Rivero preside una sesión del Consejo de Gobierno en Las Palmas de Gran Canaria. / DA

DOMINGO NEGRÍN MORENO | Santa Cruz de Tenerife

La consulta está en lista de espera. Los impacientes se han citado para el jueves 4 de septiembre. El Parlamento de Canarias ha convocado a instancias del Gobierno regional una sesión extraordinaria que, en opinión de la oposición, es plenamente caprichosa. Con el trasfondo de los sondeos electorales, Paulino Rivero cierra filas en torno al “no rotundo” a las prospecciones petrolíferas y el PP lo declara “insumiso” por su empeño en “representar una pantomima con el perverso fin de condicionar el Consejo Político” del sábado 13.

El presidente eleva el nivel de alerta ante la amenaza de Fernando Clavijo, que saca el Cristo para persuadir a los del voto de la candidatura de Coalición Canaria. El alcalde de La Laguna se encomienda al Santísimo con un generoso gesto: la organización de las fiestas ofrecerá gratis los actos populares y no habrá butacas reservadas a las autoridades. Se comprende la trascendencia de los juegos florales.

Rivero subirá a la tribuna de oradores dos días después de que su contrincante se dé un baño de autoestima en la congregación insular de CC. Así que no le queda otra que clamar a voz de cuello para llamar la atención de los feligreses menos atentos a su doctrina política.

CRONICA SEMANA CLAVIJO

Fernando Clavijo, con el cartel de las fiestas del Cristo. / DA

Todavía bajo los efectos del bronceado, los portavoces extendieron el mantel en la mesa de la Cámara y la mayoría se zampó a media mañana las previsiones del grupo popular antes de brindar al Sol. Australia Navarro saltó como un canguro con hambre de polémica. Insinuó que Rivero se debatía entre la bolsa y la vida. José Miguel Barragán (CC), Emilio Mayoral (PSOE) y Román Rodríguez (NC) la dejaron más sola que la una. Bueno, se fue con Águeda Montelongo. Habían quedado para comer. El termostato del aire acondicionado de la salita estaba bajo mínimos. Se saludaron con un “¡Hola, qué calor!” y se despidieron al modo de un helado que se derrite.

Al Ejecutivo autonómico le parece “rarito” que se propugne impugnar la nada, a propósito de las pegas que pone el Partido Popular al desarrollo de la Ley de Participación Ciudadana. Coincidiendo con el pleito por el despliegue de la norma catalana para amparar el desafío soberanista del 9 de noviembre, Asier Antona ejerce de guardia de tráfico: agita al unísono los discos de prohibido el paso y dirección única. El conductor del vehículo de la megafonía de la caravana de Rivero hace sonar la pita en señal de desobediencia. Entre pitos y flautas, el espíritu de la confrontación prosigue su marcha hacia un destino desconocido, por un camino donde la defensa de los intereses de los canarios choca con las piedras de la crispación. Habrá que propiciar un volantazo.