X
maldito parné >

El cuento del petróleo – Por María Fresno

   

Parece que al final se cumplen, para algunos, los peores presagios. Los sondeos de petróleo comenzarán en Canarias antes de que finalice el verano. Repsol ya tiene vía libre por parte del Gobierno para comprobar si hay o no el tan ansiado oro negro en las aguas del Archipiélago. Y todo ello a pesar de la campaña organizada por el Gobierno regional para parar las prospecciones. Al final, José Manuel Soria tiene sus permisos, y Paulino Rivero se encuentra con el dilema de si rompe o no relaciones con el Estado. El ring está preparado. Ahora lo que toca es decidir si se pelea o no. Eso sí, valorando la capacidad del enemigo Estado. Está claro que quien más pierde en esta batalla es el PP, que, con toda probabilidad y si Asier Antona no lo remedia, caerá en picado en las próximas elecciones autonómicas. Rivero, por su parte, tiene todo a su favor. Se ha montado una estrategia apoyada socialmente que no solo le reportará éxitos en las urnas, sino que lo reforzará dentro de Coalición Canaria, donde ya empiezan a moverse las sillas de cara a las candidaturas. Él [Paulino Rivero] quiere repetir como candidato a la Presidencia del Gobierno regional; pero otros, de su mismo partido, también quieren, y su posición dominante dentro de CC dependerá mucho de si la campaña contra el petróleo le sale bien o no. Los sondeos se harán sí o sí, con sus prebendas y con sus riesgos. Y lo peor es que, ya que se van a hacer, en lugar de buscar el lado positivo, que seguro que lo tiene, nos enfrascamos en repetir una y otra vez lo que perjudican los sondeos. Estoy convencida de que toda la sociedad canaria sabe de los riesgos de extraer petróleo a escasos metros de las costas de Fuerteventura y Lanzarote. Lo que toca ahora, ya que Repsol tiene luz verde para iniciar los sondeos, es adelantarnos y analizar lo que, una vez con el petróleo en nuestras aguas, queremos conseguir. ¿Queremos divorciarnos del Estado e iniciar una batalla con Gobierno central? Hagámoslo. ¿Queremos que Repsol y el Ejecutivo de Rajoy se lleven todos los beneficios de la extracción del petróleo en las aguas del Archipiélago mientras los canarios asumimos todos los riegos? Permitámoslo. Si esto es lo que queremos habrá que asumirlo; si no, basta ya de demagogia y de amenazas que quedan muy bien en los titulares de prensa. A coger el toro por los cuernos y si es necesario que Paulino Rivero se monte en el barco de Greenpeace para parar los sondeos, pues adelante. Pero hagamos algo ya, porque el cuento del petróleo comienza a parecerse a la fábula del pastor mentiroso que amenazaba con el lobo.

@MariaFresno72