X
SANTA CRUZ >

Emmasa subcontrata el 51% de sus servicios con empresas de Sacyr

   
El proceso de intervención ya ha sido comunicado oficialmente.

El proceso de intervención ya ha sido comunicado oficialmente. / DA

NATALIA TORRES | Santa Cruz de Tenerife

El 51,54% del importe de las subcontrataciones realizadas por la Empresa Mixta de Aguas de Santa Cruz de Tenerife (Emmasa), cuyo principal accionista es Sacyr, se realizó con entidades del grupo, algo prohibido por en el pliego de condiciones por el que se le adjudicó la gestión del agua del municipio. Así lo constata la auditoría encargada por el Ayuntamiento de Santa Cruz sobre la gestión de la empresa y que ha sido la base para el inicio de la intervención del servicio. Este documento señala en sus conclusiones que Emmasa justifica “este significativo porcentaje” de subcontrataciones alegando que el 96% de las mismas son prestaciones complementarias, algo que, según los auditores, “no parece razonable tras analizar el contenido de las mismas”.

Según apunta la auditoría, Emmasa considera que tiene autorización porque “los contratos están firmados por un representante del Ayuntamiento”, una afirmación que es rebatida por los auditores explicando que no les han aportado “autorización expresa del mismo”.

Esa relación entre la empresa y el socio privado se concreta en la devolución del canon anticipado por Sacyr (Emmasa se lo devuelve a la matriz), el know-how (los conocimientos técnicos trasmitidos a Emmasa) y la distribución de dividendos en 2006 y 2007. Estas acciones se concretan principalmente con tres empresas del grupo que son Sadyt, a la que se contrata para la prestación de los servicios de operación y mantenimiento de la desaladora; Santacrucera de Aguas para la prestación de distintos servicios auxiliares; y Valoriza Agua que suministra los recursos humanos que pasan a prestar sus servicios a Emmasa, para que ésta explote el know-how técnico cedido.

Inversiones

La auditoría constata que hasta 2012, Emmasa no sometía a aprobación presupuesto alguno como tampoco tenían documentos con las inversiones previstas, ni de tesorería, una situación sorprendente en una entidad de la importancia y volumen de Emmasa. Además se señala que, en el capítulo de inversiones, en las referidas a grandes reparaciones, del importe provisionado por Sacyr, se dejó de invertir una cantidad superior a los 12 millones de euros. Tampoco se admiten inversiones de reposición por valor de un millón de euros así como otros cuatro millones por actuaciones de mejora.

En descargo de Emmasa la auditoría señala que, aunque no se imputó la cantidad acordada en la partida de grandes reparaciones, si se acepta como sustitutivo de esta partida, la imputación hecha en el apartado de reparaciones y mantenimiento, la cantidad no invertida se rebajaría a los tres millones de euros.

Por último, el documento también destaca que entre 2006 y 2007 se procedió al reparto de dividendos al haber beneficios, a pesar de no cumplir con los compromisos de inversión.

Al Consultivo a finales de agosto

El Ayuntamiento de Santa Cruz ya ha comunicado formalmente a Emmasa que se inicia el ya anunciado proceso de intervención del servicio de gestión del ciclo integral del agua. Ahora, la empresa tiene cinco días para presentar sus alegaciones, algo que hasta ayer no había hecho. Una vez sean presentadas por registro de entrada, el Consistorio tiene a su vez otros cinco días para contestarlas.

Pasados estos 10 días, los servicios jurídicos del Ayuntamiento procederán a elaborar el informe, con unas y otras alegaciones y con la propuesta de intervención, que será elevado al Consejo Consultivo de Canarias para dictamine sobre el proceso. Estiman desde el Consistorio que se podrá enviar al consultivo a finales de agosto.

Los auditores alertan sobre la falta de capital

N. T. | Santa Cruz de Tenerife

Los auditores intentan dar respuesta a la pregunta de si Sacyr ha estado descapitalizando Emmasa en el periodo analizado, 2006-2012, concluyendo que dependerá de si hay o no beneficios en la sociedad. Así, aunque en su conclusión final señalan que la empresa muestra una capitalización de 15 millones de euros, también explican que esa cantidad se debe a que Emmasa ha ido devolviendo a Sacyr parte del préstamo que la primera le hizo para  el uso  de los bienes cedidos por el Ayuntamiento tras la privatización, por un lado, y a la devolución del canon que Sacyr adelantó para el concurso público, por otro. Esto supone que la devolución de ambos préstamos, aumenta, sobre el papel, el capital de Emmasa ya que la sociedad reduce lo que debe.

Los auditores añaden que los beneficios obtenidos en 2006 y 2007 no tuvieron efectos sobre las cuentas al producirse el reparto de dividendos. Mientras, entre 2008 y 2011, se produjeron pérdidas que descapitalizaron la empresa puesto que, aunque se mantuvieron los ingresos, Emmasa soportó unos gastos fijos derivados del pago del canon anticipado por Sacyr, el devengo del know-how y los gastos financieros del préstamo. En 2012, hubo beneficios  que repercutieron en una recapitalización de 320.000 euros.