X
SANTA CRUZ >

Una foto con nombre y matrícula propia

   
RADAR POLICÍA SANTA CRUZ

El año pasado se contabilizaron más de 77.00 vehículos y se detectaron 3.223 infracciones. / A.G.

NATALIA TORRES | Santa Cruz de Tenerife

Los motivos que los conductores argumentan para justificar el exceso de velocidad son múltiples y la forma de demostrar su disgusto cuando se recibe una multa por este motivo también son variadas, entre éstas últimas figura en los primeros puestos el afán recaudatorio de los servicios de tráfico y que realmente sobrepasar el límite de 50 kilómetros hora que impera en el interior de ciudad en cinco kilómetros o más no es motivo de sanción. Para desmontar ésta última afirmación, la Policía Local de Santa Cruz lleva desde hace meses publicando en su perfil de Twitter las localizaciones en las que se van a colocar los dos radares móviles con los que cuenta el cuerpo de seguridad municipal. Gonzalo y Fran son los agentes encargados de uno de estos dispositivos, el que va a adosado a un vehículo camuflado; el otro se instala en un trípode y los policías se retiran para recogerlo con posterioridad.

Estos dos agentes pertenecen al servicio de Atestados, el mismo que el año pasado aumentó el número de controles de velocidad realizados en la capita y que se trasladó en un fuerte incremento, de casi el 40%, en el número de infractores respecto al año 2012. Concretamente el radar detectó 3.223 infracciones en el transcurso de 241 días instalado en las calles del municipio cubriendo hasta 193 tramos de vía. En 2013 se contabilizó un único delito por exceso velocidad, considerándose delito cuando se sobrepasa los 116 kilómetros hora en ciudad.

RADAR POLICÍA SANTA CRUZ

El radar que va instalado en el coche tiene la capacidad de captar los cuatro carriles de la vía litoral. / A.G.

Gonzalo y Francisco reconocen que, afortunadamente, los casos en los que las infracciones por velocidad se convierten en delito son pocos, aunque este año, al menos ya han detectado dos casos. Explican que en sus largos años de experiencia han llegado ha registrar infracciones de tráfico en las que se superó los 170 kilómetros por el interior de la ciudad. La avenida de Anaga o la entrada a Santa Cruz procedente del sur, son dos de los puntos donde más infracciones se detectan.

Funcionamiento

El radar que instalan cada mañana en el coche destinado para ello tiene un margen de error del 3% que ya viene incluido por el propio fabricante y que la Policía Local eleva hasta los cinco kilómetros para que se considere infracción por lo que si el límite es de 50, con 55 kilómetros por hora, el radar lo detecta como infracción. Por encima de 100 el margen que se considera es del 5% de la velocidad.

Este margen de cinco por encima en la ciudad, reconocen los agentes, es mayor que el que da por ejemplo la Guardia Civil. Concretamente la Policía Local utiliza unas tablas que les permite fijar el importe de la multa. Así, entre 56 y 75 kilómetros la multa asciende a 300 euros. Entre 76 y 85 kilómetros, la infracción se sanciona con 300 euros y dos puntos del carnet. Entre 86 y 95 sube a 400 euros y cuatro puntos. Cuando se sobrepasan los 100 kilómetros hora dentro de ciudad la multa es de 600 euros y seis puntos del carnet y si se alcanzara la categoría de delito penal las diligencias correspondientes se remiten al juzgado de manera directa.

RADAR POLICÍA SANTA CRUZ

La avenida de Anaga o la entrada a Santa Cruz procedente del sur, son dos de los puntos donde más infracciones se detectan. / A.G.

Una vez que terminan el servicio, descargan los datos del radar al ordenador portátil que llevan en el coche para, de vuelta a la comisaría, tramitar las infracciones. Los agentes destacan que los archivos de imagen son inviolables, lo único que les permite el equipo es aclarar u oscurecer la fotografía, algo que hacen dependiendo de las condiciones del luz del lugar en que se apostan. También reconocen que algunas de las imágenes se descartan porque en el momento de tomar la fotografía aparecen dos coches y como pueden generar algún tipo de duda se eliminan. El radar que va instalado en el coche tiene la capacidad de captar los cuatro de la vía litoral.

Afán disuasorio, no recaudatorio

Los agentes defienden que la comunicación de los puntos donde se van a localizar los radares cada día demuestra la finalidad disuasoria de la medida y no el afán recaudatorio que algunos conductores les achacan. Según han comprobado, los conductores profesionales son los que más se están beneficiando de estas localizaciones, observando como han bajado algo las infracciones entre taxistas y conductores de mercancías peligrosas.

El perfil de Twitter de la policía local (@PoliciaLocalSC) publica cada día las ubicaciones de los radares en la ciudad, aunque como es lógico, no las horas en las en las que se llevarán a cabo los controles.