X
tribuna >

Historias vacías – Por Indra Kishinchand

   

Hace tiempo que no leía una frase tan contradictoria y a la vez tan acertada. Dice Benjamín Prado que “lo que no ha sucedido también tiene su historia”; al toparme con este aforismo recordé las mil horas que a lo largo de mi vida había dedicado a imaginar todo tipo de sucesos que, si bien nunca habían tenido lugar en la realidad, sí poseían un hueco en mi existencia. Porque sí, lo que no ha sucedido no ha ocurrido por algo o por alguien, y eso ya constituye una bonita ficción a la que agarrarse en los peores momentos. Pero he de confesar que hay ciertas personas, y más en algunos momentos, a quienes no podemos otorgarles la bendición de dedicarse más a las tramas ausentes que a las cuestiones presentes. Permítanme alegar en mi defensa que no estoy recriminando a ningún ser humano que dedique parte de su vida cotidiana a volar entre versos y estrofas de su propio cuento. Tan solo reclamo un poco de atención a quienes gobiernan, a quienes mandan, a quienes presiden y se jactan de cuidar a sus ciudadanos: no olvidemos que lo que sí ha sucedido también tiene su historia. Lo que sí ha sucedido está en las calles que nunca pisan, en los muelles en los que nunca se quedan, en los aeropuertos que les observan volver con imposiciones y lamentos. Después de todo, no sé si me preocupa más lo que ha ocurrido con ustedes al frente o lo que aún nos tienen preparado. Bendita literatura; benditas quimeras.