X
liga adelante>

Chapuza confirmada

   
Javier Tebas espera que la justicia, una vez escuchadas sus razones, otorgue la razón a la LFP. | DA

Javier Tebas espera que la justicia, una vez escuchadas sus razones, otorgue la razón a la LFP. | DA

JOSÉ ANTONIO FELIPE | Santa Cruz de Tenerife

La Liga de Fútbol Profesional (LFP) decidió en el día de ayer aplazar el inicio de la Segunda División tras la decisión judicial de readmitir al Real Murcia en dicha categoría. Solo diez días antes del inicio liguero, la LFP tomaba esta medida a la espera de poder encontrar una solución a la misma el próximo lunes, una vez que se reúnan en Madrid los representantes de los clubes. (Lee el comunicado completo de la LFP)

Todo parecía resuelto cuando la semana pasada la LFP anunció que los pimentoneros no cumplían “con los requisitos legales y estatutarios necesarios”, algo que fue recurrido por el propio club murciano al que el Juzgado Número 7 de lo Mercantil de Madrid dio la razón.

A todo ello habría que sumar que la propia LFP se apresuró a ascender a Segunda al CD Mirandés, del que su presidente anunció que estaba “completamente preparado” para retornar al fútbol profesional después de haber descendido la pasada campaña.

Paradójicamente, la noticia del aplazamiento del inicio liguero se conoció horas después de que fuera Loterías y Apuestas del Estado la que hiciera saltar la noticia al sustituir los cinco encuentros del primer boleto de la temporada, correspondientes a cinco duelos de Segunda, por otros tantos de la Premier League en previsión de lo que luego sucedería.

Buscar una solución
El lunes, a partir de las 9.30 horas en la madrileña sede de la LFP en Madrid, la Comisión Delegada de la LFP se reunirá para analizar el Auto en el que se dictó la inscripción del Real Murcia, y para estudiar igualmente la resolución del Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) del día de ayer en el que se desestimaba la solicitud de suspensión cautelar solicitada por el Murcia.

Tras reunirse con dicha comisión, será la junta de clubes de Segunda División la que, ese mismo día, analizará los acuerdos que haya alcanzado la Comisión Delegada.

Con todo lo sucedido, las soluciones no parecen demasiado sencillas y, principalmente, irían encaminadas a asumir una Segunda División con, al menos, 23 equipos, algo que la LFP va a tratar de evitar a toda costa. Dos soluciones parecen las más factibles: una liga de 24 o que el Murcia finalmente no sea admitido. La primera alternativa llevaría al Real Madrid Castilla a Segunda. El filial blanco ocupó la vigésima posición de la Segunda División al finalizar el curso pasado, lo que le daría el derecho a retornar a la categoría. De tener que asumir una solución que no le gusta a la Liga de Fútbol Profesional, sería la más posible debido a que de este modo ningún club descansaría, que es algo que tratan de evitar Liga y clubes.

La otra posibilidad, que es la que lleva a la LFP a retrasar el inicio liguero, es que el mismo juez que decidió readmitir al Murcia se muestre ahora a favor de la Liga después de escuchadas sus razones. Javier Tebas esgrimiría como principal argumento la decisión del TAD de denegar, por segunda vez, la suspensión cautelar solicitada por el Murcia.

Por ello, en el comunicado hecho público ayer, la LFP manifestó su “respeto hacia las decisiones tomadas por cualquier Órgano Judicial” a la par que informó de la presentación de un “escrito de oposición ante el Juzgado de lo Mercantil Número 7 de Madrid contra el Auto dictado por el mismo Juzgado”, confiando en ser “convocada durante los próximos diez días a la preceptiva vista”. No es la primera vez que una competición futbolística en España protagoniza un bochorno similar. En el verano de 1995 las aficiones de Sevilla y Celta de Vigo se echaron a la calle con el objetivo de reclamar un lugar en Primera.

Las autoridades deportivas españolas decidieron en aquel entonces, ante las manifestaciones de ambas aficiones, montar una Liga de 22 equipos, saltándose la ley que obligaba al descenso a Celta y Sevilla en virtud de sus incumplimientos de la legalidad vigente en materia económica.

Finalmente, los dos clubes que iban a ser grandes perjudicaron se mantuvieron en Primera siendo damnificado, curiosamente, el Eibar el siguiente curso, que no pudo promocionar para ascender deportivamente a la máxima categoría del fútbol español. Los armeros recibieron entonces una importante compensación económica.

¿Una liga de 24?
Liga impar (23). Con el regreso a Segunda División del Real Murcia serían 23 los clubes que competirían en la categoría la próxima campaña. Cada club disfrutaría de dos jornadas de descanso a lo largo de todo el año, pero cada uno de ellos vería aumentado su curso en dos fechas más. Sería necesario disputar duelos en miércoles para cumplir con las fechas estipuladas por la LFP o reformular el calendario, con el consiguiente cambio de fechas, algo para lo que también tendría que intervenir la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) y la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE).

Liga de 24. Con Murcia y Mirandés en Segunda, en las últimas fechas se ha especulado con un posible regreso del Castilla a la categoría. Si la LFP presenta ante sus asociados que la mejor fórmula es la de 24 clubes, para así no tener que programar jornadas de descanso para los clubes, el Real Madrid Castilla sería ascendido al haber acabado la temporada pasada en la vigésima posición de la tabla.

Sin cambios (sin Murcia). Javier Tebas confía en que el juez del Juzgado Número 7 de lo Mercantil de Madrid entienda los motivos de la LFP para dicha decisión. Por ello, la LFP anunció ayer haber enviado un escrito de oposición con la idea de que la misma sea convocada por el juez en un plazo de “diez días a la preceptiva vista”.

à Sin cambios (sin Mirandés). Es la opción más remota. La Liga de Fútbol Profesional apuntó que la repesca del Mirandés tenía “carácter provisional”, aunque esta solución, después de habérsele comunicado al equipo rojillo su regreso a Segunda y tener lista su plantilla, no parece probable.