X
TENERIFE >

El monte no puede con la playa

   
Zona recreativa de La Caldera, en el municipio de La Orotava. / M. P.

Zona recreativa de La Caldera, en el municipio de La Orotava. / M. P.

JESSICA MORENO | Santa Cruz de Tenerife

La playa sigue siendo el destino favorito de los tinerfeños para pasar el tiempo libre durante los meses estivales. Pese a que en este verano no han habido casi, al menos hasta el momento, olas de calor, las zonas recreativas y de acampada de la Isla han presentado una baja ocupación este tiempo, en comparación a la oferta de plazas de las distintas áreas habilitadas para ello. La Isla cuenta con trece zonas de acampada situadas en el monte, la mayoría en la zona norte. Se trata de Arenas Negras, Chío, El Lagar, Fuente del Llano, Fuente Pedro, La Caldera, La Tahona, Las Hayas, Las Lajas, Las Raíces,Los Pedregales, San José de los Llanos y Ramón el Caminero.

Asimismo, el mes de julio en las zonas de acampada de Tenerife se registraron un total de 114 peticiones, sobre todo durante los fines de semana. Las zonas con mayor ocupación han sido El Lagar, Las Lajas y Las Raíces, frente Las Hayas, San José de los Llanos y Ramón El Caminero.

Ya para el mes de agosto, según los datos de peticiones registrados en el área insular de Medio Ambiente a los que ha tenido acceso DIARIO DE AVISOS, hasta el momento se contabiliza unas 132 solicitudes, siendo la más demandada El Lagar y Fuente de Pedro, por contra de las de menor ocupación que son La Tahona, Fuente del Llano y Las Hayas.

Al respecto, la consejera de Medio Ambiente del Cabildo de Tenerife, Ana Lupe Mora, explicó que en general durante el verano suele haber menos ocupación frente a otras fechas más señaladas, también porque una parte importante de las personas que se quedan son grupos de escolares, que ahora están de vacaciones. Indicó que las cifras son similares a las del año pasado, cuando se apreció un ligero descenso motivado por las abundantes olas de calor. “Quizás este año debido a ese factor los ciudadanos se animen menos a ir de acampada”, aseveró.

La consejera afirmó que con el fin de garantizar la seguridad a todos los usuarios los requisitos para solicitar el permiso de acampada se han ampliado, y ahora se precisa un seguro. “Este motivo ha podido provocar un retroceso en el número de usuarios, pero es necesarios porque es por el bien de todos”, matizó. Aún así insistió en que como media, estos meses se puede hablar del 50% de ocupación en las diferentes zonas de campamento. Cabe recordar que en el último año se han realizado algunas mejoras en los diferentes espacios naturales de esta índole, como por ejemplo dotar de una zona para autocaravanas, como así se demandaba por parte de los usuarios.
Las áreas de acampada son un ámbito delimitado y señalizado en el medio natural en el que es posible la instalación de tiendas de campaña o albergues móviles para la estancia y pernocta por un período de tiempo no superior a siete días, con la finalidad de disfrutar del contacto directo con la naturaleza. Estos espacios no cuentan con equipamiento propio, si bien, al estar en su gran mayoría anexas a un área recreativa que sí dispone de instalaciones y servicios, los acampados pueden hacer uso de los mismos en los términos previstos en este Reglamento. Para pernoctar en las zonas habilitadas para este fin por el Cabildo se debe, así, utilizar el sistema de reservas disponible la web insular.

800 personas, este puente

A pesar de que durante este verano la playa sigue siendo la principal preferencia de los tinerfeños -y visitantes- este puente (Viernes, sábado y domingo) ha sido la fecha en la que se prevé, al menos de momento un mayor pico en las cifras de reservas de las diferentes zonas de acampada de la Isla. De hecho, así lo confirmó a este medio la consejera insular de Medio Ambiente, Ana Lupe Mora, quien precisó que habitualmente los espacios dedicados a los camping tiene una mayor ocupación en fechas concretas, como son puentes y Semana Santa, algo que se confirma estos días. Asimismo, precisó que hay reserva para unas 800 plazas en las distintas instalaciones y áreas recreativas de la Isla.