X
puerto de la cruz>

La obra del Castillo San Felipe estará en octubre y su apertura será en noviembre

   
El Castillo San Felipe fue antiguamente uno de los cuatro fortines que defendió a la ciudad. | M. PÉREZ

El Castillo San Felipe fue antiguamente uno de los cuatro fortines que defendió a la ciudad. | M. PÉREZ

GABRIELA GULESSERIAN | Puerto de la Cruz

Su apertura se espera como agua de mayo. Entre otras cosas, porque el Castillo San Felipe es la única instalación pública que tiene Puerto de la Cruz para realizar actividades culturales. Y pese a que estaba prevista para el mes de julio, la empresa responsable de ejecutar los trabajos de reforma y rehabilitación ha solicitado una prórroga de tres meses debido a las deficiencias que se han encontrado.

Una vez concedida, la finalización de los mismos se espera para octubre y al mes siguiente, el inmueble, situado en las inmediaciones de Playa Jardín, se abrirá al público dado que incluso hay actividades programadas por parte del área de Cultura. “Será la última, ya que no podemos seguir dando más prórrogas y por lo tanto ese mes la obra tiene que estar finalizada”, subraya el concejal de Urbanismo, Sebastián Ledesma, quien confirma el buen desarrollo de las obras, tal y como puede comprobar en el seguimiento semanal que realiza. En ese sentido, confirma que se están cumpliendo los plazos.

Humedades en los baños que no se sabían exactamente de dónde procedían dada la antigüedad del recinto y otros problemas en el propio castillo, uno de los cuatro fortines que defendieron la ciudad y que se clausuró a principios del siglo XX, fueron los principales problemas a los que se tuvo que hacer frente.

Finalmente estos fallos se resolvieron pero para ello fue necesario hacer un modificado de obra que supusieron una demora aunque ello no ha repercutido en el costo de la obra, confirma Ledesma. “A grandes rasgos la reforma está terminada aunque falta el sistema de electrificación, la cerrajería y la carpinterías”, precisa.

La mejora de este inmueble, declarado Bien de Interés Cultural (BIC) y que presentaba un deterioro visible, incluye también el arreglo del entorno para facilitar la accesibilidad al mismo y es una de las prioridades del Plan de Modernización del municipio. A ello se le añaden mejoras en la madera de esta histórica construcción militar, revestimiento de suelos y paredes, fontanería, instalación eléctrica, albañilería, pintura y acristalamiento, aire acondicionado y ventilación, instalación de equipos de telecomunicación y de protección contra incendios y la adaptación de la luminaria acorde a las necesidades de los actos que se realizan en el lugar.

Este organismo supramunicipal convocó un concurso público para licitar los trabajos en junio de 2013 y entre las condiciones se especificaba que su plazo de ejecución era de ocho meses.