X
AL MARGEN>

Paulino&Fernando – Por Juan Henríquez

   

Las cosas claras desde el principio: jamás los nacionalistas han practicado la democracia interna. Siempre se han elegido entre grupos, por afinidad personal o intereses locales. Que traten de engañar a sus propios afiliados montando el teatro de pugna electoral entre Rivero y Clavijo para optar por la candidatura a la presidencia del Gobierno canario el próximo año, es algo tan falso como la propia existencia de Coalición Canaria. En segundo lugar, el pulso entre ambos se limita al ámbito de los próceres de las AIC, o para mayor concreción, entre los insignes y nobles de la ATI. Y es precisamente con éstos, insignes y nobles, donde Clavijo tiene el mayor apoyo. De antemano se sabía del rechazo de las islas orientales por Fernando Clavijo; los majoreros y conejeros están muy agradecidos por el trabajo ecológico de Paulino contra las prospecciones petrolíferas, y los canariones porque en números de afiliados caben en un mini. De otra parte, los palmeros, con Antonio Castro a la cabeza, quieren devolver a Paulino Rivero la puñalada trapera que les metió pactando con el PSC-PSOE, desplazando a CC-La Palma a un segundo plano en la política insular; mejor ocasión imposible para cobrárselas, y con creces, destronando al cabecilla del reino del paulinato. Herreños y gomeros, contados con los dedos de una mano, están hasta los cojones de la prepotencia del Paulino y sus mariachis. Todavía hay un aliado externo a favor de Fernando Clavijo, cual es la impopularidad, desprestigio e incapacidad política de Paulino Rivero. Sin lugar a dudas el peor de los presidentes nacionalistas al frente del Gobierno canario, y mira que los ha habido malos cómo mierda gato. No obstante, Paulino y Barragán son verdaderos brujos de la política canaria; y lo que parece hoy un triunfo incuestionable de Clavijo, son capaces, con artimañas, chantajes y fraudes, de convertirlo en un triunfo por los pelos de Paulino. ¿Saben qué les digo? ¡A los dos se los cambio por unos alicates oxidados!