X
al golpito>

El reto de nuevos cambios – Por Rafa Lutzardo

   

Algo está cambiando en nuestra sociedad, lentamente, pero en un galope de iniciación ante un proceso de transformación de cara a una especie de cóctel cultural, político, económico, ideológicos y sindical. Una máquina universal que fabrica herramientas de una nueva era. Un nuevo comienzo y un futuro que todavía está aún por definir. Pau Hortal, consejero delegado de Alius Modus. Socio fundador de leadersXchange, considera que: “No estamos solamente ante un mero avance tecnológico. Estamos empezando a vivir en un nuevo mundo que transformará radicalmente la evolución de nuestra sociedad. Las nuevas tecnologías están produciendo unos cambios tan radicales que van a suponer modificaciones sustanciales sobre todo lo que nos rodea. Por ejemplo, las organizaciones políticas tradicionales están pérdidas. La crisis y el cambio de valores influye, pero la tecnología permitió que las personas no tengan que estar formalmente organizadas, ni de forma permanente, para impulsar determinados cambios. Esta es una de las diferencias más relevantes entre la situación actual y los cambios sociales importantes que podemos utilizar como referencia de nuestra historia: la necesidad de organizarse para movilizarse, frente al poder de movilización de la cooperación. La masa crítica existe. La tecnología favorece que la voluntad de cambio de los modelos organizativos y de liderazgo se manifieste sin necesidad de revoluciones contra los modelos actuales. La cuestión está en que, esta vez, el cambio no sólo afectan a las maneras de trabajar o de relacionarse sino que gracias a la tecnología se ha puesto en marcha el motor de la voluntad de cambio de las personas. La tecnología está permitiendo que la voluntad de cambio se esté materializando en acciones reales y con resultados. Durante los próximos años nuestra generación (recordemos que no somos nativos digitales) vamos a tener que enfrentarnos y adaptarnos a conceptos como la economía cooperativa, las organizaciones en red, el liderazgo abierto y distribuido, las comunidades de aprendizaje, las metacomunidades, los modelos de negocio de no-empresas. Estamos abocados a vivir nuevas experiencias y a continuar con un proceso de aprendizaje continuo. Y nos seguirán quedando muchísimas cosas por aprender. Las nuevas tecnologías son la base sobre la que se articulan los cambios de modelos de organización y liderazgo. Nos obligan a convivir y a compartir situaciones y contextos en los que coinciden los modelos antiguos con los emergentes”.