X
POSITIVANDO >

Sentir es transformar – Por José Juan Rivero

   

Hace una semana en este mismo espacio les comentaba lo importante que es para nuestra vida poder desconectar del día a día, ya que así podemos conectar y comenzar a ser autores de nuestra propia existencia. Hoy les hablaré del papel que juegan las emociones positivas a la hora de cambiar ese foco de atención por el que interpretamos nuestra vida. Decía Barbara Frederickson que las emociones están dirigidas a acciones específicas. Por ejemplo, ante una situación novedosa podemos reaccionar sintiendo miedo y nuestro cuerpo se prepara para escapar o luchar; por lo tanto, cada emoción está dirigida a expresar un comportamiento, lo que generará en nosotros una forma de actuar siempre que se presente esa misma situación u otras similares. Ahora que estamos en periodos vacacionales y cuando muchos decidimos viajar, un viaje puede ser afrontado por cada persona de manera diferente. Existen personas que lo viven como una situación que les produce miedo, debido a la gran cantidad de situaciones que escapan a su control, y esa situación está ya definida por una emoción concreta, que como si de un velo se tratase, va a teñir todos los momentos relacionados con el viaje. Esto hace que no se disfrute esa situación generando malestar en la persona.

Ahí juegan un papel crucial las emociones positivas, que provocan en nosotros un cambio en nuestra forma de mirar, en la forma en la que nuestra mente interpreta las situaciones. Eso no quiere decir que no provoquen cambios físicos como las emociones más primarias o de supervivencia como el miedo, la ira o la tristeza por ejemplo, sino que esos cambios los producen a posteriori. Por lo tanto, el potenciar la vivencia de emociones positivas en nuestra vida va a producir un cambio en la forma de ver la realidad, ampliando por lo tanto, nuestro campo de posibilidades; es decir, somos capaces de adquirir una nueva visión de nuestra realidad, lo que nos permitirá construir nuevos pensamientos más positivos, esos pensamientos más positivos harán que nuestra forma de interpretar y vivir nuestra realidad se vaya transformando. Si los llevamos a nuestro ejemplo del viaje, el intentar vivir emociones positivas como la alegría, la esperanza y tantas otras, harán que en nuestra visión estemos percibiendo posibilidades de experimentar situaciones positivas, entendiendo que el miedo está ahí, pero que existen más opciones, es decir, hemos ampliado nuestro abanico de potencialidades. Esto es importante, porque yo me doy la opción a ser capaz de construir una nueva realidad más positiva. ¿Te atreves?
*PSICÓLOGO GENERAL SANITARIO Y MIEMBRO DE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA DE PSICOLOGÍA POSITIVA
@jriveroperez