X
candelaria >

La vuelta a la Isla de la Patrona

   
Manolo Ramos, natural de La Gomera, está arragaido a Candelaria desde los años sesenta, siendo un enamorado de la historia y las tradiciones. / FRAN PALLERO

Manolo Ramos, natural de La Gomera, está arragaido a Candelaria desde los años sesenta, siendo un enamorado de la historia y las tradiciones. / FRAN PALLERO

NORBERTO CHIJEB | Candelaria

Este año se cumple el cincuenta aniversario de la primera y única visita por toda la Isla de Tenerife de la Virgen de Candelaria y con tal motivo, DIARIO DE AVISOS entregará el domingo 10 de agosto, el libro que relatando aquellos hechos tal publicó Manolo Ramos, auténtico álbum de recuerdos de la Villa Mariana y de Tenerife. “La idea de publicar un libro sobre la peregrinación de la Virgen de Candelaria por la isla de Tenerife, se consolida cuando repaso la homilía del obispo de la Diócesis Nivariense, Luis Franco Cascón, la tarde del 28 de enero de 1965, en la plaza de la Patrona de Canarias con motivo del regreso de la Morenita. Decía el prelado de la Diócesis que se publicaría un libro, dando cuenta de la visita de la Santa Imagen a cada parroquia de la isla. Habían pasado más de cuarenta años desde aquel evento religioso y no se había publicado el paso de la Virgen por todas las parroquias de Tenerife. Entonces le comenté al padre Jesús Mendoza, Prior de la Basílica, la idea y le pareció muy bien”, así surgió el libro.

“Con el apoyo de mi esposa, el asesoramiento de Julio González Sánchez, Dimas Coello Morales y la aportación económica del coste, amortizable con la venta de los libros, de Álvaro Da Silva, comienza el estudio cuidadoso de los pasos por la isla de nuestra Patrona Canaria, desde su partida, el 16 de octubre de 1964, por serpenteadas carreteras, hasta su regreso, el 28 de enero de 1965. Un viaje de recuerdos imborrables, vivencias y anécdotas”, relata el autor.

Durante el arduo trabajo de recopilación de datos y fotos surgieron infinidad de anécdotas, que Manolo Ramos cuenta como si hubiesen sucedido hace un par de horas. “De las fotos que pude conseguir de los diferentes municipios -comenta-, algunas estaban sin identificar el lugar. Una de ellas muy interesante. Una tarde, mi esposa y yo, llegamos a la conclusión que podía ser por la zona de La Laguna. Nos fuimos a Las Mercedes, casi instintivamente. Después de varias vueltas por la zona, buscando aparcamiento, conseguimos uno. Levanté la cabeza y vi a un vecino bastante mayor, sentado por fuera de su casa. Le conté cuál era el objetivo de mi visita y le enseñé la foto en cuestión. Desde su asiento, gira la mirada hacia mí y comenta: ‘¿Me pregunta usted que si sé por donde pasa la Virgen en esta foto? Pues mire usted, ¿ve esta casa tan bien adornadita con sus colchas? Pues en esa casa, nací y me crié yo. Así que vamos ahora mismo para enseñársela”.

Anécdotas que se superan con las vividas en el viaje de la Patrona por todos los rincones de Tenerife. Así, el autor del libro se quede con la vivida en Igueste de San Andrés. “El muro de una vivienda impide que la carroza-automóvil siga su ruta hasta este lugar, debido a las dimensiones de ésta. Con una actitud desmedida de colaboración, el dueño del inmueble da autorización para el derribo de la citada pared. A las tres de la mañana, un pelotón de hombres, con pico y pala, estaba dando en tierra con las piedras y argamasa y dejando expedita la calzada por donde únicamente podría pasar la Señora y Reina de las Islas. Gestos como éste declaran por sí solo el alcance de lo que nos proponíamos relatar…”, afirma el autor con emoción, a quien le gustaría que la Virgen pudiera repetir una peregrinación similar, aunque en este caso, incluso por todas las Islas, como patrona de Canarias.

Aquella primera peregrinación se hizo con el propósito de recaudar fondos del pueblo tinerfeño para el nuevo Seminario, recaudándose 7.307.722,55 de pesetas, una cifra importante para la época.

Parte de los beneficios resultantes de la venta de este libro, que distribuirá el próximo domingo DIARIO DE AVISOS, revertirán a favor de la Casa de Acogida de Nuestra Señora de Candelaria. El libro es de tapa dura, 112 páginas ilustradas con profusión de fotografías, impresas en bitono, plasmando los diferentes rincones y parroquias por las que iba pasando la Virgen.