X
Líneas de más >

Brasil: ¿suicidio en primavera? – Por Gerardo Daniel Settecase

   

Tras 12 años gobernando Brasil, el desgaste del PPT perjudica a Dilma Rousseff, actual presidenta, favoreciendo a Marina Silva (Partido Socialista Brasileño), pese a propuestas que le acercan mas al modelo de Mariano Rajoy que a las exigencias de sus conciudadanos. Solo tal desgaste, mas fondos reclamados para obra pública, salud y educación dilapidados en un Mundial de Fútbol, justifican que Rousseff no capitalice el que, junto a Lula, sacara al 30% de la sociedad de la pobreza; Brasil integre foros económicos mundiales influyentes, tenga un PIB del 3% anual promedio desde 2002, por lo que tras dos trimestres de caída (un 0,9% total), hablar de recesión técnica sea absurdo, pues con igual criterio España estaría en quiebra.

Silva triunfará si suma, a tal desgaste, el apoyo de una sociedad mayormente evangelista -religión que profesa-, el desencanto con la vieja casta política -que integra- y promete un Estado de Bienestar que incumplirá visto su programa electoral, aplaudido por el establisment económico-financiero nacional e internacional al incluir medidas como paralizar actividades productivas en la Amazonia, aunque agricultores y papeleras que le derrotaron como ministra seguirán destruyendo; liberar su moneda (el real) beneficiando a capitales especulativos; eliminar subsidios a sectores productivos y ¡recortar gasto público! Ello si generará paro, recesión, menos recaudación impositiva y, por tanto, menos inversión en políticas sociales. Aún así, el deseo de cambio llevaría a Planalto a una Silva quien, de necesitarlo en segunda vuelta electoral, pese a ser comunista buscará el apoyo del ultraderechista Partido de la Social Democracia, que exigirá el Ministerio de Economía para recortar como Rajoy y Merkel. Ante lo visto en nuestras costas, esto implicaría que, al votar en septiembre, y según el cambio de estaciones al sur del ecuador, pueda decirse que Brasil decidió “suicidarse en primavera”.
gerardoctkc@gmail.com