X
cd tenerife >

Los problemas crecen

   
Foto / EDDY KELELE

Foto / EDDY KELELE

MARTÍN-TRAVIESO | Santa Cruz de Tenerife

A este Tenerife le queda mucho camino que recorrer si de verdad quiere ser un equipo competitivo y a Álvaro Cervera mucho que trabajar con sus jugadores si quiere enderezar el rumbo de una nave a la deriva. Esa es la sensación que queda después de ver a los blanquiazules en acción sobre el verde de Montilivi. Un error individual, otro más, esta vez cometido por Javi Moyano, fue el principio del fin. Los buenos 20 primeros minutos de juego no sirvieron de nada por culpa de la cantada del lateral. A partir de ahí, el conjunto se desinfló y el Girona remató a su adversario en la segunda mitad, al aprovechar un claro penalti que cometió Carlos Ruiz al interceptar un balón con su brazo derecho. Y además el central fue expulsado por esta acción. Lo peor no es solo la derrota, que ya es la segunda de la campaña, sino que la imagen empeora y los problemas crecen.

Uli Dávila se asomó al once inicial y jugó todo el partido, a pesar de ser un recién llegado. Dejó muestras de lo buen jugador que es y de lo útil que le puede resultar a este Tenerife.

Como sucedió también contra el Albacete, los 20 primeros minutos del Tenerife fueron notables. Vertical, rápido, creando ocasiones y tanteando a Becerra.
Guarrotxena comenzó las hostilidades en el minutos dos, disparando al lateral de la red un buen servicio puesto a la espalda de la defensa catalana.
La respuesta gerundense llegó 8 minutos después y fue doble. Se lució en esta acción el discutido Jacobo, que hasta en tres ocasiones salvó a su equipo de encajar el primer gol. El meta hizo gala de sus reflejos para desbaratar una doble ocasión del Girona, sacando un cabezazo de Mata y el posterior rechace de Sandaza.
No obstante el meta nada pudo hacer ante el brutal error de su compañero Moyano. El lateral no se decidió a despajar un balón que le robó Juncá, quien se encontró con Jacobo. Pero el rechace le cayó a Sandaza, que no perdonó y fusiló la meta tinerfeña sin pudor alguno. Los errores se pagan, y muy caro.

A raíz del tanto, los pupilos de Cervera se vinieron abajo. Normal. Es la tercera vez que debían remontar un marcador adverso. Quedaba tiempo durante toda la segunda parte, aunque antes del descanso estuvo cerca Felipe Sanchón de ampliar diferencias antes de llegar al final del primer acto.

Penalti y expulsión de Carlos Ruiz

En la segunda parte llegó la sentencia. Las cosas para el Tenerife no mejoraron tras el paso por el túnel de vestuarios. Todo lo contrario. Los
tinerfeñistas empeoraron en cuanto a actitud y agresividad y recibieron el justo castigo a su desidia con el segundo gol. Llegó el minuto 63 y Fran Sandaza disparó al larguero. El rechace lo saca Carlos Ruiz con la mano, cometiendo penalti, viendo además la cartulina roja directa. Felipe Sanchón acertó en la pena máxima, a pesar de que Jacobo adivinó la trayectoria del esférico. El partido no tuvo mayor historia después, salvo que el Girona FC pudo marcar el tercero cuando Mata estrellaría un disparo sobre el travesaño (min. 82).