X
CHURCHILL >

CHURCHILL – Por Tinerfe Fumero

   

El partido saturnino

se transmuta en un club de modales victorianos
Se insiste: esto no es la Coalición Canaria de toda la vida. Capaces como han sido de, por culpa de la rivalidad entre sus dirigentes de hasta montar dos presidencias paralelas en el Gobierno autonómico (pasó con Manuel Hermoso y Lorenzo Olarte, pero sobre todo con Román Rodríguez y Adán Martín), lo de Paulino Rivero y Fernando Clavijo es de una caballerosidad tal que no parecen del mismo partido, la verdad. ¿Qué permanece del partido saturnino por excelencia, él único conocido que, como aquel dios pagano -Saturno- con sus hijos, devoraba invariablemente cada cuatro años al líder de turno? Cómo hemos cambiado, doctor, ¿es grave?

Siempre hay alguien que da la nota, ¡chas viría!

Deberían ser públicas las intervenciones de Rivero y Clavijo en el Consejo Político del otro día. Ni una mala palabra ni un mensajito envenenado… Para colmo, fue la tónica general en la reunión, donde por cierto habló hasta el apuntador. Eso sí, siempre hay quien da la nota y en esta ocasión fueron dos, aunque por distinto motivo y de distinta manera, oiga.

El de Arafo algo faltón, la verdad; lo de Fernando Ríos no se entiende

Fue un representante de CC en el municipio arafero, cuyo nombre no consta al cierre de esta edición (cómo mola esta clásica referencia al periodismo predigital), quien se pasó tanto con una crítica chabacana hacia el actual presidente que hasta los partidarios más acérrimos de Clavijo torcieron el gesto con evidente desagrado. El segundo caso es distinto: Fernando Ríos es un personaje clave en la etapa reciente de CC por su capacidad intelectual. Por eso sorprendió tanto que no tuviera el día y que su intervención, lejos de estar entre las mejores, llamó la atención por su endeblez. En fin, les dejamos la clave: si ninguno gana por 3/5, habrá primarias en Coalición.