X
futuro plural >

El ciclo de la basura – Por Pedro Fernández Arcila

   

El presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso, se ha propuesto imponer a los municipios una brutal subida en las aportaciones que vienen realizando los ayuntamientos por los gastos de gestión y de inversión del servicios de recogida, transferencia y tratamiento de residuos domiciliarios en el PIRS de Arico y en los puntos limpios. Con este objetivo ha convocado a los Alcaldes de la Isla para exponerle, sin derecho a réplica, este incremento que puede superar más del 200% de la cuota municipal. Como pueden imaginarse esta subida se reflejará en los tributos municipales, así que en los próximos años este descomunal incremento del 200% se verá reflejado en la tasa de basura de todos los vecinos.

Los datos económicos que presenta el Cabildo para justificar este incremento han sido cocinados en la trastienda del Área Insular de Residuos, el departamento peor gestionado de la institución insular, con una dirección que ha demostrado, por un igual, una contrastada inoperancia como una prolongada habilidad en tirar a la basura millones y millones de euros. Podemos citar múltiples ejemplos como el coste de la fracasada planta de compostaje o la devolución de millones del fondo europeo por incumplimiento de la subvención.

Pero el Presidente del Cabildo no está para esas menudencias, al fin y al cabo la Dirección del Área de Residuos ha demostrado una fidelidad política a CC a prueba de incineradora, y eso para Carlos Alonso es, en este momento, mucho más importante que la insignificancia de tirar por el desagüe más de treinta millones de euros que al final siempre lo pagamos los ciudadanos. Ahora para nuestro gobierno insular lo esencial es licitar antes de las elecciones locales el mayor contrato de su historia destinado a gestionar los residuos de la isla, con incineradora incorporada y con una facturación que supera los mil millones de euros. Con esta licitación logra alimentar las desbocadas apetencias de las multinacionales del sector para adjudicarse el servicio, dispuestas a lo que haga falta. Todos sabemos a qué me refiero y todos sabemos que esa puede ser la única razón por la que la institución insular ha puesto tanto empeño en sacar adelante este contrato multimillonario antes de las elecciones locales.

Por tanto el ciclo de la basura es exigirle a los vecinos por vía municipal el sobrecoste de más mil millones de euros para que el Cabildo pueda licitar antes de las elecciones locales el mayor contrato de la historia de esa institución insular, colocando al frente de este proceso de licitación a un fiel escudero.

*CONCEJAL DE SÍ SE PUEDE EN EL AYUNTAMIENTO DE SANTA CRUZ