X
A MI MANERA >

Con las botas puestas – Por José L. Conde

   

Llegó al Auditorio de Guía de Isora un poco más tarde de la hora prevista debido a unos retrasos en los vuelos que conectaban Gran Canaria con Los Rodeos. Un viaje largo para quien sufrió recientemente un “taponazo”, así lo define el artista grancanario Pepe Dámaso, que estuvo a punto de costarle la vida, si no hubiera sido por la rapidez con que actuó avisando del peligro que corría a una niña vecina de su casa en Vegueta. Con aspecto todavía convaleciente, y agradecido por las innumerables muestras de cariño de personas que pedían que se salvara y “que me salvaron”, Pepe Dámaso sigue siendo una persona vital, jovial y creyente “cada día más en los sentimientos puros”. La visita a Guía de Isora estaba justificada por la donación de una carpeta de litografías de su obra Ángel y flores de la Pascua Florida, que realizó como homenaje a este arte efímero que anualmente se celebra en el municipio y que cada año tiene más éxito y reconocimiento internacional. Obra que se suma a la de Muerte habitable que también donó, y que se muestra en el Auditorio ubicado en el casco. Pero lejos de estar cansado, el artista grancanario elogió la apuesta cultural que realiza el actual alcalde Pedro Martín en favor de la cultura en el municipio, poco a poco como se hacen estas cosas, a la vez que lanzaba el reto al Ayuntamiento de crear una comisión para darle color al pueblo y acabar con estas fachadas que afean todo el entorno. “Estoy casado con Guía de Isora” dijo emocionado. Dispuesto a “comerme al mundo, incluso a ustedes, y a morir con las botas puestas” pidió lucidez para los que nos gobiernan y los artistas para que apoyen la cultura, que “si no se hace para los demás no tiene sentido”.