X
positivando >

Convivencia – Por José Juan Rivero

   

A veces la vida te va sorprendiendo con pequeños regalos que nos va entregando a través de situaciones que dan sentido a esas pequeñas cosas, que hacemos que nos hacen sentir tan grandes. Esta semana he tenido la fortuna de participar como ponente en el I Curso de Promotores Comunitarios de Convivencia del Ayuntamiento de La Laguna, la ULL y la FAV Aguere. En él pude compartir con muchos vecinos sus ansias por convivir mejor. Afirmaba Chris Peterson, uno de los fundadores de la psicología positiva, que nuestro verdadero potencial se manifiesta a través de nuestras relaciones interpersonales.

Parece existir una tendencia a sentirnos comprometidos con nuestra comunidad, ese sentido de pertenencia, que me identifica. Por esa razón es fundamental en nuestras vidas aprender las competencias que facilitan la construcción de comunidades y grupos facilitadores de comunidades felices y sostenibles. Sin duda alguna, si existe un elemento potenciador de ese elemento social de bienestar que nos genera calidad y satisfacción con la vida, potenciando en nosotros la felicidad, son todos aquellos elementos que potencian la convivencia ciudadana. Es decir, comunidades que conviven desde la gestión adecuada de conflictos, fomentando situaciones de encuentro, crecimiento personal, desde una visión proactiva, participativa, que nos haga ver en el otro a una persona con potencialidades. Es decir, a un igual con sus metas, sus anhelos y sus capacidades personales. Asimismo, desde una visión más global entendemos al otro como elemento fundamental de mi propio crecimiento. Cuando hablamos de herramientas de gestión efectiva de conflictos nos encontramos con la comunicación positiva, que pone énfasis en la vivencia de emociones positivas, que nos ayuden a crear entornos de comunicación facilitadores, que aumentan nuestro campo de posibilidades, lo que genera en mí una actitud constructiva en la gestión efectiva de los conflictos en nuestra convivencia. En la misma línea debemos de poseer fortalezas, como la inteligencia emocional, que nos ayuden a identificar y comprender nuestras emociones y las emociones de los demás, lo que nos permite tomar una visión global de cada proceso de comunicación. Así, es fundamental generar comunidades comprometidas con nuestros entornos sostenibles y facilitadores de participación y bienestar, donde las personas se sientan parte activa de lo que ponen en juego en sus comunidades y que sientan que estas a su vez le devuelven esa apuesta comunitaria como elemento de proyección personal. ¿Te comprometes con tu comunidad?

*PSICÓLOGO Y MIEMBRO DE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA DE PSICOLOGÍA POSITIVA
@jriveroperez