X
SOCIEDAD > FESTIVAL STARMUS

Hawking muestra en Tenerife un origen del Universo lejos de Dios

   

El científico británico impartió una conferencia en Adeje, dentro del programa del Festival Starmus. / SERGIO MÉNDEZ El científico británico impartió una conferencia en Adeje, dentro del programa del Festival Starmus. / SERGIO MÉNDEZ
<
>
El científico británico impartió una conferencia en Adeje, dentro del programa del Festival Starmus. / SERGIO MÉNDEZ

VERÓNICA MARTÍN | Santa Cruz de Tenerife

Llegar a Adeje parece estar en otra dimensión. En un lugar donde el tiempo y el espacio tienen otra característica. Pamelas, bermudas y protector solar son el ecosistema que impera en esta zona. Y, en medio de cervezas frías y helados, un grupo de más de 600 personas llenan el edificio de congresos Magma. Es un microcosmos que nada tiene que ver con el exterior. Ese pequeño grupo proviene de todos los lugares del mundo porque tienen ganas de conocer más detalles sobre el tiempo y el espacio cuando ni siquiera estaban definidos.

De repente, un gran silencio anuncia la llegada a la sala de alguien que todos los presentes consideran una mente privilegiada. Las pamelas y las bermudas siguen imperando en el exterior pero los asistentes a la charla El Universo como un holograma. Quieren que le cuenten cómo fueron esos segundos iniciales del Universo y por qué existe la vida. Las grandes preguntas. Las respuestas la esperan de un hombre que es incapaz de darte la mano, que tarda más de 15 minutos en devolverte el saludo y que, cuando lo hace, es a través de su ordenador. Pero eso no le ha impedido en convertirse en uno de los científicos más reputados en la propia comunidad científica: el profesor Stephen Hawking, quien no dudó en mostrar su negativa a la existencia de Dios como creador e, incluso, en mostrarse en una imagen entre barrotes.

La salida de Hawking al escenario tampoco le parecería extraña a Brian May. Una apertura como una estrella de rock. Algo que muchos echan de menos: que los científicos tengan ese halo mediático y popular, como lo tuvo en su día Albert Einstein. La visita de Hawking a Tenerife se ha convertido en un acontecimiento social. El investigador conoce bien el trabajo que se hace aquí y valora, especialmente, el proyecto Quijote que lidera el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) en busca de las ondas gravitacionales que demostrarían las teorías de la expansión del Universo y del propio Big Bang. De hecho, su charla en Adeje terminó deseándole suerte al centro canario en este proyecto. Pero, ¿qué nos vino a contar el polémico astrofísico? Su primera pregunta a un público expectante ha sido: ¿Pueden oírme? Oír su voz metálica a través de su sistema de comunicación es realmente impactante. Una vez que los primeros minutos que el público tarda en acostumbrarse a este sonido, las palabras del profesor tienen otro sentido. El astrofísico insistió en preguntarse “¿Se necesita un Creador para ordenar cómo empezó el Universo? O el estado inicial del Universo está determinado por una ley de la ciencia?”. La respuesta que da el astrofísico es que “el origen del Universo responderían a las leyes de la ciencia”. Comparó el inicio del Universo con la inflación de los precios en la Alemania de la II Guerra Mundial y dijo: “Eso no era nada comparado con la inflación en las fases tempranas del Universo, cuando se expandió por un factor de un millón de trillones de trillones en una fracción pequeñísima de segundo que generó un Universo muy grande y uniforme, tal y como hoy lo conocemos”.

“¿Se necesita un Creador para ordenar cómo empezó el Universo?”

Pero… ¿qué ocurrirá en un futuro con nuestro uniforme Universo? Hawking insiste en que “la gravedad cuántica predice muchas posibles historias y muchos posibles estados en tiempos más tardíos, es decir, en épocas como la actual, lejos en el tiempo de su creación”. “La mayoría de esos estados serían muy diferentes al Universo que observamos, y de ninguna manera idóneos para la existencia de cualquier forma de vida”. Esto le hace afirmar, claramete, que somos unos auténticos “señores de la creación”.

El problema es que aunque el Universo sea bastante uniforme, hay regiones con irregularidades locales producidas por las fluctuaciones cuánticas que dan lugar a características determinadas que han generado las circunstancias que generaron la capacidad de crear planetas como el nuestro. Haciendo un guiño a la famosa frase de Einstein: “Dios no juega a los dados”; Hawking desafía a su precursor y sostiene ahora que “Dios, realmente, ¡juega a los dados!” porque, en un plano para toda la estructura del Universo, somos el producto de esas fluctuaciones cuánticas que tuvieron lugar al principio de la creación del Universo. Los científicos llevan décadas intentando encontrar ese eco del principio de todo. Ese eco puedo trasladarse hasta la actualidad -tal y como Hawking y otros han predicho- a través de las ondas microondas que tienen la capacidad de viajar casi eternamente por el cosmos. Pese a que los distintos experimentos internacionales tanto en tierra como en el espacio han intentado encontrar las señales que demuestran que, efectivamente, la inflación del Universo es tal y como la ha definido el investigador.

Uno de esos proyectos es el que está realizando el equipo BICEP en el Polo Sur, que en marzo de 2014, después de que Hawking los visitara, había encontrado la prueba que se busca. Ahora, el proyecto Quijote dirigido por Rafael Rebolo tiene mucho que aportar en esta búsqueda y Hawking aprovechó su visita a Tenerife para conocer de cerca este proyecto. En su charla de ayer lo incluyó entre los grandes experimentos en este área. Le deseó suerte. ¿Veremos esta muestra del ‘no’ Dios?

El humor del inglés y las 3D del músico

El músico y astrofísico Brian May. / S.M.

El músico y astrofísico Brian May. / S.M.

El día más popular de Starmus Festival tenía dos grandes estrellas: Hawking y Brian May, quien mostró al público un espectáculo de imágenes en 3D. Dos instantes muy curiosos en medio de un festival con un objetivo muy positivo: atraer un turismo de calidad interesado por la ciencia. El festival celebra su segunda edición y presenta algunos problemas de organización. Pese a ello, es a día de hoy el mayor encuentro científico-divulgativo en astrofísica y aeronáutica del mundo. Un festival que reúne a varios integrantes de las operaciones Apolo de viajes a la Luna con personas como Alexey Leonov, el primer hombre en hacer un paseo espacial. Todo en medio de algunas anécdotas como el humor inglés de Stephen Hawking mostrándose en una mesa jugando al póker con Einstein, Newton y el Comandante Data de Star Trek. También descubrimos la dedicación de Brian May a las imágenes en 3D, algo que utiliza en su trabajo y que le ha servido para patentar unos curiosos artilugios que sirven para ver fotografías curiosas en tres dimensiones. Multifacético siempre el excomponente de Queen.