X
cuadernos de áfrica >

De herencia: minas – Por Rafa Muñoz Abad

   

Conducir en Africa es una aventura y frecuentemente una desventura. Veinte kilómetros al sur de Dakar el concepto de carretera se vuelve muy discutible o simplemente se torna africano. El contraste lo dan las autovías de cuatro carriles sudafricanas que ya las quisiéramos en España y, en Guinea Bissau, que sólo dios sabe lo que hay. La ex colonia lusa es un país abandonado y arrasado por guerras civiles donde las fuerzas armadas tradicionalmente han sido instrumento y respaldo del gobierno golpista. La ausencia de un edificio estatal y la corrupción campante, hizo que los narcos latinoamericanos usaran sus costas -indefinidas y sin vigilancia alguna- como puerta de entrada para la cocaína que con posterioridad, y a menudo usando las Islas Canarias como escala, se redistribuye a Europa.

Es grotesco como los habitantes de Bissau desconocían la coca o el crack y ahora sus calles están repletas de drogadictos y coches BMW con lunas tintadas; o como su aeropuerto, es destino habitual de jets privados con aduanas…también privadas. El reciente incidente en el que un autobús activó una de las muchas minas abandonadas, legado de la guerra de descolonización, se saldó con una veintena de muertos y otros muchos heridos, que en camioneta, cual bultos, eran trasladados a un edificio que de hospital sólo tenía el anuncio. Africa en su más pura esencia. Herencia directa de las guerras coloniales es la plaga de minas que, a la espera de la mala providencia, se reparten por las geografías africanas. Algunas, caso de las libias, datando incluso de la Segunda Guerra Mundial. Los programas para retirarlas o al menos señalizar las áreas, brillan por su ausencia. Las consecuencias son miles de mutilados y que en algunos países conducir sea una ruleta rusa. España aportó su cuota al panorama. La carretera que une Villa Cisneros con la frontera mauritana está repleta de señales oxidadas avisando del peligro; por no hablar de Kandahar: la célebre franja de tierra de nadie que separa Mauritania del Sahara. Un descampado del diablo donde se venden y compran coches robados y cuyos márgenes delimitan un solar repleto de minas.
*CENTRO DE ESTUDIOS AFRICANOS DE LA ULL
cuadernosdeafrica@gmail.com