X
economía >

Hernández ve con “preocupación” el veto ruso aunque aclara que aún no ha llegado a los productos canarios

   

EUROPA PRESS | Santa Cruz de Tenerife

El consejero de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias, Juan Ramón Hernández, manifestó este martes en el Parlamento su “preocupación” por los posibles efectos del veto ruso a la importación de productos de la Unión Europea en el sector de frutas y verduras de exportación del archipiélago.

En respuesta a una pregunta parlamentaria, aclaró que la situación provocada por la prohibición rusa no ha repercutido inicialmente en Canarias debido a que el envío de producciones de exportación a mercados europeos que podrían verse afectadas –tomate y pepino– no ha comenzado aún dado que el inicio de los envíos de esos productos se produce habitualmente a partir de la primera quincena de octubre.

“Si bien a fecha de 16 de septiembre de 2014 no se ha iniciado aún la campaña de exportación de tomate y pepino, actualmente hay una preocupación en el sector exportador debido al posible efecto dominó en los mercados, derivado del desvío de producciones procedentes de otros orígenes que iban destinadas al mercado ruso, y el exceso de oferta en los mercados distintos del ruso como consecuencia de lo anterior que podría producir una previsible bajada de precios de las producciones en los mercados distintos al ruso”, señaló.

Durante su intervención, el miembro del Ejecutivo explicó que el 7 de agosto pasado, el Gobierno ruso anunció una prohibición de las importaciones de determinados productos de la Unión Europea, incluidas las frutas y hortalizas.

Esta prohibición ha creado una grave amenaza de perturbaciones del mercado provocadas por las caídas de precios debido a que un importante mercado de exportación ha dejado de estar disponible repentinamente.

Con el fin de evitar que la situación del mercado se transforme en una perturbación más grave o prolongada, la Comisión Europea ha adoptado urgentes medidas excepcionales de ayuda de carácter temporal para los productores de frutas y hortalizas perecederas que han resultado más afectados por la pérdida repentina del mercado de exportación en periodo de cosecha.

Las medidas excepcionales de ayuda de carácter temporal cubren el período comprendido entre el 18 de agosto y el 30 de noviembre de 2014 y adoptan la forma de ayuda financiera de la UE para tomates, zanahorias, coles, pimientos dulces, coliflores y brécoles (broccoli), pepinos y pepinillos, hongos, manzanas, peras, ciruelas, bayas, uvas frescas de mesa y kiwis.

Esta amenaza de perturbaciones del mercado tiene especial importancia para el sector de las frutas y hortalizas ya que en el ámbito europeo, en este período del año, se cosechan grandes cantidades de productos perecederos.

La Comisión Europea ha emitido una Comunicación de la Dirección General de Agricultura y Desarrollo Rural, de fecha 10 de septiembre de 2014, por la que no recibe más notificaciones de retiradas al haberse rebasado ya el presupuesto previsto de 125 millones de euros.

MEDIDAS DE EMERGENCIA

El portavoz europeo de Agricultura, Roger Waine anunció que la Comisión ha suspendido las medidas de emergencia para las frutas y hortalizas perecederas (después de reclamaciones cuestionables), y ahora está tratando de diseñar un plan más específico ya que las peticiones de algunos países superan varias veces la media anual de exportaciones de la UE.

Las retiradas del mercado, la cosecha en verde y la renuncia a efectuar la cosecha son medidas de gestión de crisis eficaces en caso de excedentes de frutas y hortalizas debidos a circunstancias temporales e imprevisibles, que están recogidas en el Reglamento de Ejecución (UE) 543/2011 de la Comisión.

En el caso de Canarias, las retiradas que se están llevando a cabo actualmente son las habituales en esta época en años anteriores y que se recogen en las medidas de prevención y gestión de crisis, dentro de los programas operativos que las Organizaciones de Productores de Frutas y Hortalizas (OPFH) efectúan de manera habitual en el ámbito de sus respectivos programas.