X
luces y sombras >

Internet y nuestros mayores – Por Pedro H. Murillo

   

Las redes sociales han cambiado nuestra forma de ver una realidad que ya de por sí era cambiante antes de que los ordenadores se interconectaran. El bucle infinito de información se nos presenta al minuto demandando una vertiginosa respuesta que muchos han advertido que pueden desencadenar un paso evolutivo en el ser humano. Sin embargo, en esa gran amalgama de datos e imágenes debemos estar alerta. En Internet no hay espacio para la ingenuidad. A pesar de que cada día son mayores los mecanismos de control, son muchas las estafas y casos de pederastia que se suceden en la red. Los mas pequeños de la casa han nacido con el entorno digital y se desenvuelven como peces en unas aguas no siempre tranquilas. Por ejemplo, en mi caso, que pertenezco a una generación a caballo entre lo analógico y digital -me reconozco como un caso perdido ya que soy de ese grupo que escogió Cultura Clásica como optativa en vez de Informática- estoy más que harto de que me compartan enlaces absurdos con niños recién operados o una ejecución en masa. Estos contenidos no siempre son supervisados y los menores pueden acceder a ellos nutriéndose antes de tiempo de un nivel de violencia y desesperanza abominable. Sin embargo, existe otro sector vulnerable del que se habla poco: los mayores. Han accedido a las redes sociales donde encuentran alivio a su soledad. Esas carencias y la falta de conocimiento los ponen en el punto de mira como presas perfectas para ser objeto de engaños que tiene muy poco que ver con la amistad y el intercambio sincero de sentimientos. Esa ingenuidad les hace caer en las redes de sujetos indeseables que utilizando perfiles falsos intentan sacar réditos económicos o tan sólo burlarse. Internet es un derecho de todos los ciudadanos pero también el internauta debe estar investido de la necesaria responsabilidad a la hora de navegar. En el caso de los menores y mayores el entorno familiar se revela fundamental para detectar y neutralizar a tiempo cualquier amenaza. De ahí que la labor policial es indispensable. Existe a disposición de todos los ciudadanos una página web del Grupo de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil que asesora sobre los posibles peligros a los que se pueden enfrentar sus hijos y nuestros mayores, estos últimos siempre olvidados en muchos aspectos de la vida, y también en el uso de Internet.