X
SOCIEDAD >

Militares lusos desalojan a dos activistas de ANC de las Salvajes

   
ACTIVISTAS ANC ISLAS SALVAJES

Varias miembros de ANC ocuparon el pasado 23 de septiembre las Islas Salvajes en protesta por las prospecciones
petrolíferas. / DA

TINERFE FUMERO | Santa Cruz de Tenerife

La marina portuguesa tenía previsto ayer desalojar de las Salvajes a dos activistas de Alternativa Nacionalista Canaria (ANC), Carlos Hernández y Santiago Hernández, quienes desembarcaron el pasado lunes en estas islas macaronésicas situadas a unos 165 kilómetros al norte de Canarias para contra los permisos concedidos por el Gobierno de España a la multinacional Repsol para buscar petróleo cerca de nuestro Archipiélago, a pesar de la rotunda oposición de las autoridades locales (Gobierno regional y cabildos de Fuerteventura y Lanzarote).

Según un comunicado emitido por la Marina lusa después de que un portavoz de ANC mostrase desde primera hora de la mañana ante la falta de noticias sobre el paradero de los dos activistas, una patrullera fue enviada en la noche del pasado lunes para recoger a los independentistas canarios y trasladarlos a Funchal (Madeira), donde estaba previsto que llegasen anoche o, incluso, de madrugada.

Aunque en los medios de comunicación portugueses se especuló con la posibilidad de que se les acusara de un delito contra la soberanía lusa, en principio sólo se les achaca la infracción propia de haber entrado en esta reserva natural sin el permiso correspondiente.

Carlos Hernández logró cierta fama al ser el primer detenido canario por insumisión al servicio militar, aunque muchos lo conocen por su faceta murguera. De Santiago reseñar su larga trayectoria en el nacionalismo canario, anteriormente en Azarug.

Una protesta contra el petróleo, pero que incluye una reivindicación de estas isla
La noticia de la llegada de los dos activistas de ANC a las Salvajes provocó el pasado lunes una airada reacción soberanista en muchos medios de comunicación que fue amainando durante la jornada de ayer. Ello se debe a que estas Islas, deshabitadas pero de gran importancia al tratarse de un santuario ornitológico único, han supuesto históricamente un foco de conflicto de mediana intensidad entre España y Portugal. Curiosamente, los activistas de ANC reivindican en su pancarta tanto su rechazo a los planes de Repsol para extraer petróleo frente a Fuerteventura y Lanzarote como sus preferencias por la independencia de Canarias.

Pero al acudir a la web de la organización se puede leer que “ANC interpreta que de considerarse en igualdad de condiciones que un Estado independiente la legislación internacional le daría potestad para gobernar libremente sobre la zona donde va a operar Repsol, e incluso abarcarían las ahora deshabitadas Islas Salvajes, que se encuentran a poco más de 150 kilómetros de Canarias y a más de 260 de Madeira(…) Si Madeira y Canarias tuviesen los beneficios de ser países independientes, habría que trazar una mediana en ambas Zonas Exclusivas Económicas, de forma que las Islas Salvajes quedarían bajo dominio Canario”.