X
tenerife >

Morales afirma que la propiedad privada del agua “está garantizada”

   

DIARIO DE AVISOS | Santa Cruz de Tenerife

El Cabildo primará el interés general de la Isla, de la sociedad, de los accionistas de agua, de los agricultores y de los consumidores frente al interés de los intermediarios del agua. Ante las recientes declaraciones de los representantes de la Cámara de Agua, que acusan a la Corporación insular de querer implantar exhaustivos sistemas de control e información, el consejero de Aguas, Jesús Morales, aseguró que “no se antepondrán los intereses de los intermediarios, que son los únicos que se pueden ver afectados por este nuevo plan”, y señaló que la voluntad del Cabildo es agotar todas las vías de negociación y de diálogo con el sector antes de la aprobación provisional del Plan Hidrológico de Tenerife (PHT), que tiene previsto ir al pleno de la Corporación insular a finales de mes.

Ante las críticas de la Cámara Insular de Aguas que aseguró que el Cabildo ha desarrollado este documento sin contar con su participación y que lo que pretende es actuar en sus pozos y galerías, Morales precisó que “la propiedad privada del agua está garantizada, porque este documento no puede ir en contra de lo establecido en la Ley de Agua de Canarias de 1990” y aclaró que para evitar dudas, y así se recoge a propuesta de la propia Cámara de Aguas en sus alegaciones en el apartado 6 del artículo 236 relativo a los criterios generales que rigen el aprovechamiento, “se respetarán los derechos adquiridos por los titulares de aprovechamientos de aguas calificadas como privadas por la legislación anterior, en los términos que se establecen en la Disposición Transitoria Tercera de la Ley/1990, de 26 de julio, de Aguas de Canarias”. En este sentido -insistió el consejero- “cualquier comentario relativo a que se restringen derechos es absolutamente falso”.

El consejero recalcó en que este PHT tiene como objetivo irrenunciable mejorar la calidad del agua de la Isla y la transparencia del mercado, a la vez que quiere establecer la mejora de la competencia en el mercado. Por ello, manifestó que la voluntad del Cabildo es acabar con los problemas de calidad del agua. “No parece ese el objetivo de la Cámara quien con sus argumentos lo único que consigue es condenar a la Isla a seguir con restricciones de flúor”.