X
sociedad >

Moratinos critica que ya no se exija el 0,7% del PIB contra el hambre

   
El exministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ayer en La Laguna. / SERGIO MÉNDEZ

El exministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ayer en La Laguna. / SERGIO MÉNDEZ

DIARIO DE AVISOS | Santa Cruz de Tenerife

El exministro de Asuntos Exteriores Miguel Ángel Moratinos abrió ayer la tercera sesión de Campus África con una dura y contundente conferencia donde acusó a la ciudadanía y a los políticos de los países africanos de olvidar el 0,7%. “Hace diez años, teníamos a jóvenes acampados en la Castellana en Madrid pidiendo día y noche al gobierno que se aportara el 0,7% del PIB del país a la ayuda al desarrollo, pero eso ha desaparecido y si los gobiernos no se ven presionados, no harán nada”. En este sentido, afirmó que en España la crisis no justifica que se haya rebajado la ayuda institucional al desarrollo del 0,5% del PIB al 0,2% “sin que
nadie se haya quejado” y reiteró que de ese gran compromiso mundial apenas unos cinco países lo han cumplido.

Moratinos insistió en que la lucha en contra del hambre debería estar basada en una fuerte y contundente legalidad internacional. “No nos basta con declaraciones que no sirven de nada, hay que establecer medidas para hacer que el derecho a la alimentación sea un compromiso igual que se plantea un tratado sobre el protocolo de Kioto en contra del cambio climático”, remarcó.

El ponente insistió en que la crisis del ébola ha permitido que, por primera vez, en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas se pudieran tomar decisiones con respecto a un asunto no estrictamente militar. Insistió en que esa es, precisamente, la clave para poder tomar decisiones en los foros realmente influyentes donde se puede iniciar una solución porque “estos son problemas que afectan a la paz y a la seguridad internacional. El ébola afecta a la seguridad internacional y el hambre también es un problema que afecta a la paz y a la seguridad”.

Además del apoyo internacional y de una estructura legal, Moratinos remarcó que los países africanos deben esforzarse en el desarrollo agrícola pues tienen grandes extensiones de terreno que pudieran aprovecharse para convertir a muchos de estos países en potencias agrícolas. De hecho, tiene constancia de que ya otros países como Qatar ven en África un futuro granero. Por ello, recomendó a todos los gobiernos a que inviertan un 10% de sus presupuestos en el desarrollo agrícola pues esto les va a garantizar poder resolver sus problemas de hambruna.

Moratinos recordó que en los Objetivos del Milenio de las Naciones Unidas se marca la fecha de 2015 para la erradicación de la pobreza y que estamos muy lejos de la misma. El exministro felicitó a Tenerife por acoger un encuentro como Campus África y reiteró que las universidades tienen un papel esencial en la reflexión y en la acción en estos asuntos. Remarcó que antes de 2015 debería haber un gran foro internacional sobre los Objetivos del Milenio. Desde Campus África se lanzó el reto de que se pudiera realizar en la Universidad de La Laguna.

Moratinos fue el primero de los tres ponentes de la tarde que fueron recibidos por el vicerrector de Calidad Institucional e Innovación Educativa de la Universidad de La Laguna (ULL), Hipólito Marrero.

Los otros dos ponentes de la tarde fueron el expresidente del Gobierno de Canarias, Fernando Fernández; y el consultor internacional de Unesco, Antonio Palazuelos Prieto.

Fernando Fernández discrepó con Moratinos con respecto a que la ayuda internacional es la clave en el desarrollo de África y aseguró que “los países africanos son pobres porque están mal administrados”.

Fedwich: “La schitosomiasis afecta a 200 millones de africanos y ya está en Europa”

El director de la Iniciativa Mundial del Control de la Schistosomiasis de la Organización Mundial de la Salud y del Imperial College de Londres, Alan Fedwich, afirmó ayer en un acto organizado por Campus África que la Schitosomiasis “afecta a 200 millones de africanos y ya está en Europa”, y lamenta que no se encuentra entre “prioridades” de muchos gobiernos porque “quizá, su causa-efecto no es tan visible como otras enfermedades tipo ébola”.

Feedwich explicó que la mayoría de los africanos que la contraen lo hacen en su infancia al estar en contacto con aguas donde se encuentra la larva que produce la enfermedad. “El gusano se instala en los vasos sanguíneos del humano y es el culpable de que, por ejemplo, el 80% de los niños africanos orinen sangre y tengan esos estómagos tan abultados”, señala, pues un niño afectado puede tener varios kilos de estos gusanos en su interior generándole problemas intestinales, de nutrición, cansancio crónico o falta de desarrollo.

“El problema es que todos estos síntomas no se toman como alerta de la enfermedad sino que se llegan a considerar como normales”, explica. Estos gusanos pueden vivir durante años en el individuo generándole muchos problemas de salud, caso de las anemias en las mujeres, lo que provoca graves consecuencias en los embarazos y en los partos en África. Además, cuando la patología llega al hígado se produce un fuerte desangramiento hasta provocar la muerte.

Este escenario afecta a 200 millones de personas, un 25% de los africanos, y tiene solución. Alan Fendwick explica que existe un fármaco, el Praziquantel, que logra eliminar y prevenir la patología con unas pocas dosis. Cuesta un dólar por paciente, un precio inalcanzable en muchos países de la zona.