X
EDUCACIÓN >

El rector acusa al Gobierno de Canarias de “estrangular” a la ULL

   

Acto oficial de apertura del curso. / ANDRÉS GUTIÉRREZ Acto oficial de apertura del curso. / ANDRÉS GUTIÉRREZ Acto oficial de apertura del curso. / ANDRÉS GUTIÉRREZ Acto oficial de apertura del curso. / ANDRÉS GUTIÉRREZ Acto oficial de apertura del curso. / ANDRÉS GUTIÉRREZ Doménech y Pérez, ayer, durante el acto oficial de apertura. / ANDRÉS GUTIÉRREZ
<
>
Doménech y Pérez, ayer, durante el acto oficial de apertura. / ANDRÉS GUTIÉRREZ

JOSÉ LUIS CÁMARA | Santa Cruz de Tenerife

Un discurso con sabor a despedida. Así sonó el crítico mensaje que el rector de la Universidad de La Laguna (ULL) lanzó ayer durante la apertura oficial del curso en la institución académica. Doménech, que finalizará su segundo y último mandato al frente de la entidad, se quejó amargamente del “estrangulamiento financiero” al que ha sido sometida la ULL por parte del Gobierno de Canarias, una merma que cifró en 30 millones de euros desde 2009.

El rector lagunero, incluso, aseguró que “dado el nivel de asfixia al que hemos sido sometidos no se puede garantizar que se sigan manteniendo las plantillas de profesorado y personal de administración y servicios” porque, según Doménech, la universidad tinerfeña ya no cuenta “con ningún margen interno para maniobrar presupuestariamente”.

Durante su alocución, que se produjo después del tradicional nombramiento de nuevos doctores, Doménech explicó que termina su mandato “con la convicción de haberlo puesto todo por mejorar nuestra universidad, pero también con el sentimiento de no haber dispuesto de los medios que merecemos para hacerlo como es debido”. Muestra de ello, continuó el rector, ha sido la “falta de compromiso en la financiación de las universidades públicas” del Archipiélago, una evidencia más “de que Canarias es la comunidad en la que más se ha recortado el gasto educativo, según datos del Ministerio de Educación”, recalcó el responsable de la institución académica.

Y es que, para Eduardo Doménech, “se utilizó la llegada de la crisis como pretexto para legitimar y profundizar en una tendencia restrictiva”. “Por eso, no nos basta ya con mantener el presupuesto. Ya no es una buena noticia que no haya más recortes, porque mantener la misma aportación por parte del Gobierno será de forma efectiva una reducción presupuestaria”, arguyó.

Bajo la atenta mirada del presidente del Ejecutivo autonómico, Paulino Rivero, y del consejero de Educación, José Miguel Pérez, el rector de la ULL pidió a los responsables públicos que “prioricen el gasto, sí en función de los ingresos, pero también en función de lo que realmente es importante para el desarrollo de Canarias y el bienestar de sus ciudadanos”. En este sentido, Eduardo Doménech cargó contra el “apoyo manifiesto a la universidad privada a través de la flexibilización de los criterios aprobados en la ley que regula su implantación”. Además, habló del “desequilibrio flagrante en el tratamiento por parte de la administración educativa a las dos universidades públicas canarias”, e incluso llegó a sugerir que “ha llegado la hora de pasar de las palabras a los hechos” para demandar que la sociedad canaria disponga de una universidad pública de calidad y sostenible. “Y si para ello tenemos que salir a la calle y elevar nuestra voz para que se nos oiga, lo haremos, pero confío en que no sea necesario llegar a ello”, subrayó.

Doménech, cuyo discurso fue precedido por la lección inaugural -impartida por el doctor y profesor de Ciencias y Técnicas de la Navegación, Ceferino Bermejo Díaz-, insistió en la necesidad de llegar a pactos en materia educativa, porque “la supervivencia del barco y de su tripulación depende de que seamos capaces de trabajar juntos”. “La cohesión institucional es necesaria si se quiere sobrevivir en el nuevo contexto de restricciones donde vamos a estar a partir de ahora”, aseveró el rector lagunero, quien citó como retos a los que deberá enfrentarse la institución académica en los próximos años la “acreditación de los títulos oficiales”, la “mejora del rendimiento académico del alumnado” y, especialmente, el poder “lograr un marco de financiación plurianual estable” que reemplace al denostado y denunciado contrato-programa.

Educación accede a ceder el Aneja

-La Facultad de Educación podría contar ya el próximo curso con el espacio del colegio Aneja de La Laguna, después de que el Gobierno de Canarias haya decidido incluir una partida presupuestaria para 2015 para la construcción de un nuevo colegio en el municipio, cumpliendo así el compromiso que existía con la ULL. Eso es, al menos, lo que aseguró el rector, Eduardo Doménech, durante su discurso inaugural del curso académico universitario. Doménech señaló que el propio consejero de Educación, José Miguel Pérez, le comunicó la “buena noticia” justo antes del acto.

-Hay que recordar que la Universidad de La Laguna había solicitado al Ejecutivo la cesión del colegio de Infantil y Primaria, de la misma manera que se hizo el curso pasado con la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) por la necesidad de infraestructuras para la Facultad de Humanidades, para lo que recibió un Instituto de Educación Secundaria. La situación de la ULL, no obstante, era diferente, ya que la gestión del centro de Educación Infantil y Primaria corresponde al Ayuntamiento de La Laguna. Doménech recordó que la petición se efectuó una vez que “se suspendieron tanto el contrato-programa que financia el sistema universitario como las partidas para inversión en infraestructuras”, lo que provocó la paralización de las intenciones de la ULL de construir un nuevo edificio para la Facultad de Educación en un solar de su propiedad en Guajara.