X
líneas de más >

Septiembre siempre fractura a Chile – Por Gerardo Daniel Settecase

   

Desde el 11 de septiembre de 1973, cuando el extinto genocida Augusto Pinochet impusiera su sangrienta dictadura tras derrocar al presidente constitucional Salvador Allende, septiembre siempre ha sido un mes de fractura social en Chile. Y si bien aún no esta claro quienes y porque concretaron dos atentados hasta el momento en que escribo estas Líneas de más, podría hablarse del inicio de “actos de reivindicación” de sectores radicalizados pinochetistas o antipinochetistas, habituales en septiembre y representativos de tal fractura. Extraña en una sociedad que, tras recuperar la democracia, vio sucederse en el poder a opciones políticas de distinto signo con traspasos sin las crisis apreciables en algunos países vecinos; que el resto del año convive en paz y, gobierne quien gobierne, comparte sin banderías políticas protestas por mejoras laborales, educación gratuita, mejor salud pública e infraestructuras, y se blinda cuando su Gobierno defiende intereses soberanos, como actualmente ante los conflictos limítrofes con Bolivia y Perú. Pero Chile se fractura en septiembre. Y aunque todos los gobiernos lo han intentado, tal fractura causada ese septiembre de 1973, no logra “soldar” a admiradores de Pinochet que afirman les salvó del comunismo que veían representado por Allende, con quienes exigen mas juicios y condenas a miembros de Fuerzas Armadas, de Seguridad y organismos de Inteligencia acusados de matar o desaparecer a miles de opositores durante la dictadura, pese a que los juicios continúan aunque, contrariamente al modelo argentino, sin publicidad circense ni condenas sugeridas por el Ejecutivo. Como a la sociedad estadounidense los atentados del 11 de septiembre de 2001, estos atentados debieran servir para que la sociedad chilena iguale septiembre al resto del calendario, ante el riesgo de estar dividida frente al terrorismo aunque sea solo un mes, y sean quienes sean los autores.

gerardoctkc@gmail.com