X
DESDE LA ÓPTICA >

El Tenerife del soldado desconocido – Por Javier Rabanal

   

En el momento actual y con la necesidad imperiosa de una victoria, queda claro que el equipo sí se sostiene por alguien es por el excapitán del Real Oviedo Aitor Sanz. Sin proclamar a los cuatro vientos su interesado amor al Tenerife trabaja haciendo lo propio y lo ajeno. El domingo con asistencia tras robo incluido. Además, cuando el Tenerife necesitaba ralentizar el juego y mantener la posesión con el objetivo de no conceder ninguna ocasión fue él quien se ofreció con criterio y mostró maneras de veterano de categoría superior.

Del resto poco que decir. Jacobo, criticado por sus errores durante las primeras jornadas, sin apenas trabajo a lo largo del partido al igual que el resto de una defensa poco exigida y que casi no cometió errores. Suso con mucho protagonismo y muy poco acierto, desquiciado. Ricardo con problemas musculares prematuros y Guarrotxena (o como se escriba) un poco de luz en esta tiniebla futbolística. Más allá de su gol es un jugador que cambia la línea habitual del Tenerife consiguiendo que los telespectadores no sean los que cambien…de canal claro. Capítulo aparte para Cristo Martín y Uli Dávila. El canterano cuya desaparición por lesión la temporada pasada parece para muchos haber dado origen al hundimiento de las posibilidades de ascenso a la máxima categoría. Ayer jugó algo más de 25 minutos y para alguno mereció una puntuación alta por sus acciones pero con Dávila, Guarrotxena y Suso, ¿qué hacemos con él? Todos no caben. Uli Dávila por su parte hizo cosas positivas en Girona y estuvo en la línea del resto del equipo, normal. Necesita gente con la que asociarse y quizás ahora mismo haya poca a su alrededor. No deberíamos cometer el error de comparar su rendimiento con el de la estrella de la isla vecina cuyos números están al alcance de pocos ahora mismo.

A la espera de Ifrán, entre Aridane y el Ruso me voy quedando por ahora con el primero (silbado al igual que Cervera). No es por que sea de aquí, cosa que a mí me da relativamente igual, sino porque lo que se le vio hoy al foráneo es para preocuparse. Habilidoso seguro que no es, y en el resto de su boletín de notas lo máximo que se le puede poner por ahora es “que es aplicado”. Lo curioso de esta situación es que al entrenador que tanto hizo con una plantilla limitada la temporada pasada, y que ha conseguido estructurar por fin un cuerpo técnico profesional, se encuentra avalado por las derrotas de la temporada pasada. Tres puntos que sirven para sumar y nada más.

El juego esperemos que llegue en breve, el que sea, el de contraataque vertiginoso, el de combinación y llegada…la manida identidad futbolística que a todo equipo se le presupone y de la que carece ahora mismo un conjunto con bastantes caras nuevas en el once titular.

@Javier_Rabanal