X
tribuna>

Adiós, don Álvaro – Por Roque Rodríguez*

   

Después de un tiempo en la brega, luchando contra la enfermedad, se nos ha ido un amigo, un vecino, un enamorado de una ermita y todo lo que contenía, sobre todo a su Madre amada, la virgen del Rosario, y a sus santitos, San Amaro, San José, Santa Lucía, San Sebastián,… (entre otros). Durante 40 años, y en base a la promesa que le hizo a un vecino, cuando estos lo eligieron como mayordomo de dicha ermita, su vida, su tiempo, me atrevo a decir, incluso, por encima de su familia, era su ermita; cuantos días y horas, Él solo, allí en aquella atalaya, cuidándola con todo el cariño y amor del mundo. Allí quedan muchos muebles, (bancos, altar, ambón, sillas, mesas,…) que Él hizo, sin que le fuesen pagados, pero en los que desplegó su buen hacer. Con su cigarro en las manos y en la boca, como acompañante en esos momentos. Labor entrañable que siempre realizó, en medio muchas veces de ingratitudes, críticas y desprecios,… pero él continuó siempre al pie del cañón. Todavía recuerdo aquel homenaje entrañable que le hicimos y que se mantuvo con total entereza. En estos 40 años en que tantas veces, caminando o en coche, subiste la cuesta para doblar las campanas cuando alguien había fallecido, ahora lo harán por ti. Gracias don Álvaro, por esos 40 años de servicio desinteresado a la patrona del municipio de El Rosario) y a la ermita que la acoge. Que Dios, nuestro Padre, Jesús, el Señor y el espíritu del amor, le hayan sabido dar esa recompensa eterna en premio de dicho trabajo abnegado. Que Nuestra Madre del Rosario, a quien tanto cuidaste, con esmero y cariño, te haya sabido dar ese abrazo eterno de gratitud por tantos años cuidándola a Ella, y que Ella, lo querrá hacer ahora contigo. Siendo además el mes de octubre, mes de la Virgen del Rosario, el mes que nos dejaste para estar con Ella. Gracias a tu familia (tu mujer e hijas y demás familiares) que fueron en todo momento tu ayuda y fortaleza. No tiene precio la labor, el trabajo, el tiempo, tesón y cariño que demostraste siempre por la patrona y demás santitos. Les tocará a ellos, echarte una mano en el Reino Eterno. Su cuerpo será velado en el tanatorio de Servisa, y las exequias serán en la parroquia del Rosario, en El Tablero, hoy sábado a las 10 de la mañana. Gracias don Álvaro, de todo corazón. Felicidades por esa labor y trabajo que realizaste durante 40 años. Descansa en paz. 
*SACERDOTE