X
arona>

Los agricultores de Las Galletas, en contra de la subida del agua

   

José L. Conde | Arona

Los agricultores de Las Galletas (Arona) están que se suben por las paredes tras el anuncio, publicado en diferentes medios de comunicación, de una subida de precios del agua entre el 40 y el 50%, que ha propuesto la Junta de Gobierno del Consejo Insular de Aguas de Tenerife ya que la consideran “abusiva, desproporcionada y fuera de lugar”, según ha manifestado Dionisio Rocha, miembro de la Junta General del Consejo Insular de Aguas y vocal de la Comunidad de Regantes de Las Galletas. Además, advierte de las graves consecuencias que podría ocasionar al sector agrario por salvar una empresa herida de muerte, como es Balsas de Agua de Tenerife (Balten), por “la mala administración que se ha proporcionado desde el Cabildo”. Rocha ha señalado que no entiende una subida de precios entre el 40 y el 50%, lo que significa un 0,70% o un 0,75% euros metro cúbico, que” terminarían por secar el valle galletero de Arona, que se dedica al cultivo del plátano desde hace ya medio siglo”. Recuerda, además, que el sector agrario, en esta época de dificultades ha defendido los puestos de trabajo, con esfuerzo y dignidad, a la vez que su poder adquisitivo se ha visto mermado ante las dificultades de defender un precio justo que respete los aprietos en los que se han visto envueltos los consumidores.

Los agricultores de Las Galletas, además de oponerse a esta propuesta, la consideran “abusiva, desproporcionada y fuera de lugar”. En este sentido, Rocha afirma que “no es posible que durante décadas nos instaran al consumo de aguas depuradas para dar solución a un parque acuífero mermado en la Isla y seguir las normativas europeas sobre el tratamiento de aguas residuales, utilizándonos como cobayas, pues de depuradas tenían poco y pagándolas a un precio muy alto”.

El vocal de la Comunidad de Regantes de Las Galletas critica que ahora pretenda “el Cabildo una subida desproporcionada y carente del mínimo rigor, interpretándolo como un sálvese quien pueda, para recuperar una empresa herida de muerta por la mala administración que se ha proporcionado desde el Cabildo”. “Si tienen problemas con Balsas de Aguas de Tenerife nos sentamos en una mesa para solucionarlo”, dice Rocha. Por último advierte que “no se puede estirar más la cuerda porque podemos romperla y al final volveríamos a replantearnos la reutilización de aguas blancas y una ampliación de las desaladas, que son de mayor calidad y con un precio inferior”, sentencia.