X
BODYBOARD >

Alexandra Rinder, reina de las olas

   
Alexandra presume de Canarias allá por dónde va. / DA Alexandra Rinder posa con el trofeo que la acredita como campeona del mundo, título que consiguió la semana pasada en La Caleta de Adeje, su segunda casa. / SERGIO MÉNDEZ
<
>
Alexandra Rinder posa con el trofeo que la acredita como campeona del mundo, título que consiguió la semana pasada en La Caleta de Adeje, su segunda casa. / SERGIO MÉNDEZ

NORBERTO CHIJEB | Adeje

Nadie diría, si no fuera su aspecto físico, una gran copia de sus padres -Andrea, alemana y Peter, austriaco- que Alexandra Rinder no es adejera, porque su acento le delata. Tiene apenas 16 años y ya es campeona del mundo de bodyboard, un logro que consiguió hace apenas un mes en Sintra (Portugal), después de haber casi certificado el campeonato con un segundo puesto en la impresionante ola de Pipeline (Hawai) y un primero en Antofagasta(Chile), dentro del circuito mundial donde participan las treinta mejores riders de todo el mundo, algunas tan veteranas que incluso podrían ser su madre. Un Mundial que llegó con emoción, porque Alexandra quedaba apeada en cuartos de final en Portugal y dependía de que no ganara la brasileña Jessica Becker, tres veces campeona del mundo. Esta llegó a la final, pero no ganó. Alexandra, campeona del mundo, en su segunda incursión en el circuito de las mejores, tras haber logrado antes dos europeos júniors y uno absoluto. Nacida en Las Palmas, pero desde los 11 meses vecina de Los Menores, en Adeje, Alexandra se inició pronto en el deporte, siguiendo la estela de sus padres, nadadora y ciclista. Se apuntó en atletismo y logró casi todos los campeonatos de Canarias en categoría alevín, tanto en carreras cortas como en longitud o salto de altura. Una superdotada para el atletismo que se perdió cuando se quedó enganchada con la tabla de bodysurf, impulsado por su hermano Oliver (20 años). Alexandra tenía entonces 9 años y en apenas siete ya ha alcanzado la meca del bodyboard. “Pasé junto a mi madre unos momentos horribles porque sabía que ya no estaba en mis manos. Y acabé más agotada esperando que compitiendo”, dice mientras se abraza a la enorme copa frente a su segunda casa, La Caleta de Adeje, su ola preferida para entrenar.

Alexandra es la única europea que ha hecho este año todo el circuito mundial completo, gracias al apoyo de las firmas Wawa, Science y el Ayuntamiento de Adeje, y habitualmente viaja con Diego Cabrera, quien también participa en el Mundial. Al igual que ella, considera que en “La Caleta hay riders de calidad para dar y regalar, pero faltan ayudas para que puedan viajar como lo hago yo, ya que solo en viajes se superan los seis mil euros”, afirma, mientras su madre, Andrea, le da las gracias al alcalde, José Miguel Rodríguez Fraga, “por el apoyo a mi hija” y por “haber logrado que se mantenga la ola de La Caleta en lugar de hacer un puerto deportivo como estaba proyectado”.

Alexandra, al igual que sus padres, se muestra orgullosa de competir en el círcuito mundial bajo la bandera de Canarias, “que siempre llevo conmigo”, aunque en el Campeonato de Europa tiene que hacerlo, al ser por países, bajo la bandera de Alemania. Ella ha querido obtener la nacionalidad española, pero “ahora para lograrlo se necesitan lazos de sangre no de dónde hayas nacido”, aunque avanza que “cuando tenga 18 años creo que podré obtener la nacionalidad española sin perder la alemana”.

Mientras tanto, Alexandra cuida su cuerpo con cama elástica y atletismo, tratando de fortalecer los músculos de la espalda, porque “la preparación física y tener el peso adecuado es imprescindible para poder atacar todo tipo de olas”, entrenando con sus amigos en La Caleta y a veces con su hermano Oliver, profesor de surf en Corralejo (Fuerteventura) y también en Adeje.