X
política>

Berriel dice que Gran Canaria es la isla “más favorecida” con la Ley Turística

   

EUROPA PRESS | Santa Cruz de Tenerife

El consejero de Política Territorial del Gobierno de Canarias, Domingo Berriel, ha afirmado este miércoles que Gran Canaria es la isla “más favorecida” tras la aplicación del primer año de la Ley Turística.

En una comparecencia parlamentaria para analizar el documento, ha señalado que casi 11.000 camas han pedido ser rehabilitadas en la isla, reconociendo que la “única china” ha sido el complejo de cinco estrellas de Playa Mogán.

Así, el 85 por ciento de los 250 proyectos incorporados a planes de modernización, son de Gran Canaria, y ha señalado que el de Maspalomas y Costa Mogán, ya tienen 19 licencias otorgadas y otras 16 en proceso con proyecto constructivo presentado.

Ha dicho que más del 32 por ciento de la inversión pública prevista en el archipiélago está comprometida, y más del 60 por ciento de la privada, y ha defendido los planes de modernización como “punta de lanza” de la ley.

El otro punto de apoyo es la concesión de crédito gracias a la mediación del Gobierno de Canarias con las entidades financieras, que han comprometido un total de 1.825 millones, de los que ya se han aprobado 1.457 millones.

Según el consejero, los proyectos ejecutados o que lo harán de forma inminente, han movilizado más de 16.000 empleos en la construcción, cifra que puede ascender hasta 63.000 si se impulsan todos los proyectos privados, y más de 25.000 con la renovación del espacio turístico.

Berriel ha subrayado que el proyecto de ley del Cabildo de Gran Canaria “fue derrotado”, ha criticado el “liberalismo de la señora Thatcher” de Miguel Jorge, y ha calificado de “sorprendente” la adhesión de Rodríguez a ese modelo.

Ha recordado los “daños colaterales” de la primera moratoria turística -con Rodríguez de presidente-, y ha defendido el modelo del Ejecutivo de crecimiento a partir de la mejora de la competitividad. “Lo que no se renueva muere”, ha señalado.

En su opinión, liberar el suelo tuvo resultados “nefastos”, y por ello, ha destacado el “esfuerzo” por acometer la renovación. Asimismo, ha dicho que el Ejecutivo volverá a proponer que la calificación de los hoteles nuevos no se haga en base a estrellas, sino a criterios de excelencia y ecoeficiencia energética, tal y como ha defendido la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Las Palmas.

El portavoz del Grupo Mixto, Román Rodríguez, ha lamentado que se haya debatido la ley a través de una comparecencia, y ha dicho que el resultado de la moratoria en diez años es “escaso”, criticando también la ruptura del consenso en 2009.

Falta de datos reales
Ha rechazado que el Ejecutivo olvide la propuesta del Cabildo de Gran Canaria, y se ha mostrado a favor de la rehabilitación de la planta turística y los equipamientos, si bien cree que los resultados de la ley son “discutibles”.

Rodríguez ha negado que haya una inversión de 2.300 millones de inversión privada en el sector, y ha descrito al Gobierno como “una urna” que se ha “aislado” de los ciudadanos, al tiempo que ha cuestionado la inversión pública de 1.400 millones y la creación de 136.000 empleos. “No es creíble”, ha destacado.

Asimismo, ha criticado la falta de datos reales para evaluar el proyecto, y ha remarcado la “mayoría aplastante” de Gran Canaria para defender su modelo turístico. “Ha habido una falta de respeto a la propuesta del Cabildo”, ha señalado.

Por el Grupo Socialista, Dolores Padrón ha apoyado que la evaluación se convierta en una proposición de ley con aportaciones de los grupos, si bien ha rechazado la propuesta “insularista e ideológica” de algunos grupos. “Este es el Parlamento y plantea un modelo regional basado en la economía sostenible”, ha destacado.

En su opinión, la evaluación es “seria”, si bien ha mostrado su preocupación por el llamado ‘banco de camas’, porque ha sido “insuficiente”. Con todo, ha dicho que el PSOE no es “inmovilista” y admite cambios, pero sin modificar la “filosofía” de la ley y sin “beneficiar” a determinados empresarios. “La ley puede tener fallos pero se está posibilitando la rehabilitación”, ha destacado.

José Miguel Barragán, del Grupo Nacionalista, ha afirmado que no puede haber un modelo turístico cada cuatro años, y ha reivindicado la “canariedad” del destino junto a la “potencialidad” de cada isla. Ha valorado la “madurez” que se alcanzó con las Directrices de 2003 al apostar por la sostenibilidad, y ha dicho que las islas “no deben mirarse al ombligo” porque hay otros destinos cercanos y competidores.

No obstante, apoya que el criterio de selección debe ser “la calidad” y no las estrellas con el fin de atraer al mayor número de turistas, y por ello, el Ejecutivo va a plantear un proyecto de ley en esa línea.

Miguel Jorge, del Grupo Popular, ha criticado que el Ejecutivo informe de la ley “por la puerta de atrás” y no vía comunicación, y ha dicho que hay muchas cifras “sin mucho rigor” y que se “llenan folios”.

“Mentira de campeonato”
En su opinión, las cifras del Cabildo difieren de las del Gobierno regional, por lo que “es una mentira de campeonato” el discurso de la rehabilitación. “En Gran Canaria, el saldo es negativo en más de 8.500 camas”, ha subrayado.

Ha criticado que el Gobierno “ponga chinas” a los hoteleros y que sea más restrictivo con los hoteles de cuatro estrellas sobre los de cinco, y ha advertido de su interés en que el archipiélago no sea equilibrado en materia turística. “Tenemos un Gobierno inútil”, ha indicado.

Por ello, espera “sentido común” para que se impulsen cambios en la ley, relacionados con la Directiva Bolkestein, que se admitan los planes insulares, y no se incorporen más exigencias a la construcción bajo el “ropaje medioambiental”.