X
líneas de mas >

Brasil y un ‘ballotage’ vengativo – Por Gerardo Daniel Settecase

   

En el sistema electoral con ballotage, si ningún candidato supera el 50 por ciento de los votos, los dos mas votados vuelven a enfrentarse, debiendo negociar con los perdedores para que los votantes de estos les respalden en la definitiva elección.

Algo ya en marcha en Brasil, tras las presidenciales del pasado domingo, pues la primera mandataria y candidata a la reelección, Dilma Rousseff, enfrentará a Aécio Neves en un ballotage con condimentos vengativos aportados por la derrotada Marina Silva. Comunista, ecologista y defensora de la equidad distributiva, aún así apoyaría al ultra conservador Neves para la presidencia, aunque este recortará el gasto público y social para reducir déficit. Una receta Merkel-Draghi que alegró a empresarios y financistas del mundo entero, y causará una fuerte caída del nivel de vida que Rousseff y Lula dieron a la población.

Si “polos opuestos se atraen”, un pacto Silva-Neves sería como uno PP-Podemos pero por venganza, pues Lula expulsó a Silva del Gobierno por discrepar sobre el aprovechamiento del Amazonas y designó delfín a Rousseff. Silva no comprendió lo que si esta última y hasta el ecuatoriano Rafael Correa. Que si el mundo exige que el Amazonas siga siendo su pulmón verde, debe dar algo a cambio. Y un Lula traicionado como Correa en ayudas prometidas, mientras Estados Unidos y China contaminan a mansalva, despidió a Silva quien prometió vengarse.

Por su parte, lo que Rousseff y Lula no comprendieron fue que, el abrazar excesivamente los bloques Unasur y Mercosur condicionando la economía local y causando la crisis actual, mas su inacción ante la corrupción, dieron argumentos a Silva y Neves, cuyo pacto será solo esa venganza de la primera con la cual perdería Brasil con ajustes “a lo Bruselas”, que solo las mayorías parlamentarias de Rousseff podrían paralizar.

gerardoctkc@gmail.com