X
sociedad >

Canarias confía en sus protocolos y descarta riesgos por las pateras

   
Trabajadores del Hospital de La Paz, concentrados ayer frente al centro sanitario. /  REUTERS

Trabajadores del Hospital de La Paz, concentrados ayer frente al centro sanitario. / REUTERS

TINERFE FUMERO | Santa Cruz de Tenerife

Las autoridades sanitarias canarias confían plenamente en la utilidad de los protocolos actuales para prevenir contagios por el virus ébola y recuerdan a la población que es imposible que un infectado por este virus llegue a las Islas en una patera.

Así lo explicó a DIARIO DE AVISOS el director general de Salud Pública de Canarias, José Fernando Díaz-Flores, quien en la mañana de ayer sostuvo una reunión por vía telemática con representantes del Ministerio de Sanidad y de otras comunidades autónomas.

Durante el transcurso de la misma, desde Madrid explicaron los pasos dados en esta emergencia sanitaria tras conocerse el contagio de una enfermera que trató al misionero García Viejo (fallecido en España tras ser repatriado con la enfermedad).

Aunque los especialistas del Ministerio están recabando toda la información posible para conocer con exactitud cómo pudo contagiarse la profesional aludida, Díaz-Flores mantiene su plena confianza en unos protocolos “que son los que se utilizan en todo el mundo, ya en el resto de Europa como en Estados Unidos y en la propia África, y que han demostrado claramente su validez”.

Cuestionado sobre su impresión sobre el caso madrileño, se remitió a las conclusiones que obtengan los técnicos que ahora investigan, pero el alto cargo canario apuntó a “un posible fallo en la aplicación de los protocolos que se van a mantener sin variaciones en el Archipiélago”.

A este respecto, Díaz-Flores desveló que se han realizado simulacros tanto en los transportes aéreos y terrestres que puedan ser utilizados como en los hospitales, que como recordará el lector en Canarias de referencia son La Candelaria para la provincia tinerfeña y el Doctor Negrín para la de Las Palmas.

Guantes
Sobre lo acaecido con la llegada de la patera a Los Abrigos el mes pasado, cuando efectivos de la Cruz Roja dieron un cursillo sobre el terreno a guardias civiles y funcionarios del juzgado de Granadilla pidieron guantes a una funeraria, el director general de Salud Pública de Canarias recordó que es imposible que llegue un infectado por ébola de este modo a las Islas. “Basta con recordar que estas embarcaciones parten desde las costas de Marruecos y Mauritania, y que para llegar a estos países desde donde está el brote se tarda, en el mejor de los casos, entre un mes y dos. Lamentablemente el afectado habrá muerto mucho antes de, siquiera, intentar subirse a la embarcación”.

Sobre este respecto, Díaz-Flores recordó que tanto Nigeria como Senegal están a punto de salir de la zona ébola decretada por la Organización Mundial de la Salud al estar cerca de cumplir los 42 días desde el último caso.

Por último, Díaz-Flores recuerda que si bien “nunca hay riesgo cero”, este virus sólo se propaga por un intercambio de fluidos, y que una persona que lo haya contraído sólo puede transmitirlo cuando ya presenta síntomas del mismo, circunstancia que que supone sin lugar a dudas un gran aliado para los profesionales que atienden a estas personas. Ya son más de 7.000 los afectados en África.

Cerca de 30 personas en vigilancia, la mayoría personal que trató a la infectada

T. F. | Santa Cruz de Tenerife
Según los datos facilitados por el Ministerio de Sanidad a las comunidades autónomas, son cerca de una treinta las personas a las que ahora se somete a vigilancia tras confirmarse el pasado lunes el positivo de una enfermera en Madrid que atendió en dos ocasiones al misionero García-Viejo, fallecido tras ser repatriado al contagiarse en África. La inmensa mayoría de esas personas (veintidós, según los datos recogidos por Europa Press) son el personal del centro de salud y del Hospital de Alcorcón que trató a la enfermera, así como su marido. Se considera a esta persona prácticamente la única de su entorno con la tuvo contacto durante el periodo en que el virus es transmisible, ya que éste sufrió un accidente laboral y el periodo transcurrido desde que la enfermera pudo contagiarse lo pasaron en casa por esta casa.

Sacrificio del perro
La anécdota del día lo ha protagonizado la Comunidad de Madrid, que pretende sacrificar al perro de la pareja cuando nadie ha demostrado que el virus pase de humanos a canes.