X
economía>

“Canarias y el Estado deben resolver los impagos en las ayudas del Posei adicional”

   
José Joaquín Bethencourt, consejero insular Agricultura, Ganadería y Pesca

José Joaquín Bethencourt, consejero insular Agricultura, Ganadería y Pesca. | SERGIO MÉNDEZ

ROMÁN DELGADO | Santa Cruz de Tenerife
Fotos: DIARIO DE AVISOS

José Joaquín Bethencourt quizá ya siempre recuerde la semana que hoy termina por ser una de las más duras de su largo recorrido como gestor público local. Azotado por la crisis de la importación de vino blanco de Península por parte de Bodegas Insulares (sociedad anónima controlada por el Cabildo de Tenerife), “error” que se ha saldado, por ahora, con la dimisión del consejero delegado de esa firma (un funcionario del departamento insular de Agricultura), sigue pensando en que el campo tinerfeño saldrá adelante, pese a tantos y tantos problemas latentes. En esta entrevista, respondida a través de cuestionario y entregada el jueves 25 de septiembre, el mismo día en que él conoció, por la tarde lo que se le venía encima, Bethencourt elude profundizar en las cuestiones más polémicas, entre ellas el fracaso de Teisol.

-¿Cuál es su valoración acerca del estado actual del sector agropesquero en la isla de Tenerife, tanto en términos económicos como sociolaborales?
“El sector primario es estructuralmente débil. Por ello no es de extrañar que sufra con especial gravedad los efectos de la crisis económica. Sin embargo, en términos generales se ha visto afectado en menor medida que otros sectores, al menos en lo que se refiere al empleo. De hecho, empezó siendo un refugio de empleo en los primeros años de la crisis y ahora comienza a ser un yacimiento de empleo. Están apareciendo nuevos proyectos de actividad económica orientados claramente al mercado, en los que la calidad y la diversificación de cultivos son la nota dominante”.

-¿Cuáles son las previsiones a medio plazo y qué ejes son los más atendidos en estos momentos desde su área de gestión en el Cabildo?
“Precisamente, la diversificación productiva es uno de nuestros principales objetivos; eso explica el número de proyectos impulsados por el Cabildo que están propiciando la introducción de cultivos alternativos a los ya existentes. La recuperación de cultivos tradicionales y su diferenciación a través de marcas de calidad son otras de nuestras prioridades. Queremos que nuestra sociedad crea de verdad en el sector primario como actividad económica, lo que requiere que la gestión empresarial esté realmente presente. Esto mismo constituye uno de los focos de atención de nuestro plan de formación, que incluye este año más de 250 acciones y del que se beneficia una media anual de 5.000 agricultores y ganaderos”.

-De todos los problemas hoy visibles, ¿cuáles son los que más le preocupan?
“Sin duda alguna, el mantenimiento del empleo asociado al sector, una de las prioridades de nuestro programa de gobierno, y del suelo cultivado. En ambos aspectos, soy moderadamente optimista. Debemos mantener entre todos la confianza en el verdadero potencial del sector”.

-¿Qué objetivos se propuso por subsectores (agricultura, ganadería y pesca) para este mandado y dónde se ha encontrado con las mayores sorpresas?
“El más importante, sin discusión, la ordenación sectorial, que pasa por la unidad de acción y, en muchos casos, por la concentración empresarial. De ello depende que la agricultura, la ganadería y la pesca ocupen el lugar que les corresponde en nuestro modelo de desarrollo. En esta línea, algunos de esos proyectos, como el de la papa o el de las queserías artesanales, se están desarrollando conforme a lo previsto, y otros, como el del subsector vitivinícola, se está resistiendo”.

-¿Con qué recursos presupuestarios espera contar en el ejercicio de 2015, al menos hasta mediados de año, por esto de las elecciones, y cuáles serán esta vez las principales atenciones?
“Afortunadamente, los recursos económicos con los que cuenta el área de Agricultura nos permiten llevar a cabo el programa de gobierno. Poco a poco vamos recuperando niveles de gasto e inversión más propios de los años de bonanza, lo que nos permitirá concluir algunos planes, como el Ecomuseo de El Tanque, y también atender nuevas necesidades. Por ejemplo, reforzaremos el sistema público de riego que gestiona Balten”.

-La crisis, y otras cosas más, entre ellas algunas actuaciones públicas no muy acertadas y malas gestiones privadas, ha dejado la aportación del sector agropesquero en el PIB regional, a precios constantes y con base 2008 (según datos del INE), por debajo del 1%, al menos atendiendo al cálculo de 2013, el último ejercicio cerrado. ¿Qué le parece? ¿Cómo se contribuye desde los organismos públicos a cambiar esta tendencia?
“En primer lugar, la aportación al PIB, como valor relativo que es, depende también de la contribución de otros sectores que necesariamente crecen con el desarrollo de un territorio (turismo, comercio, industria…). En segundo lugar, no podemos medir la importancia del sector primario sólo en términos de PIB. Lo que representa para el paisaje, el empleo o nuestro autoabastecimiento debe tenerse también en cuenta. En cualquier caso, se observa un cambio de tendencia, aunque ciertamente es lento”.

-¿Por qué en Canarias el autoabastecimiento con productos agroalimentarios apenas llega al 15%? El resto, el 85%, más o menos, llega de fuera. Así no se puede, ¿verdad?
“Claro que no, y mucho menos teniendo en cuenta que somos un territorio insular y alejado. Pero el origen de esta situación no debemos buscarlo sólo en la capacidad de nuestro sector agrario para responder a las necesidades del mercado. Nuestra sociedad se ha ido alejando de lo rural en la medida que un mal entendido progreso ha ofrecido alternativas de riqueza y empleo a priori mejores. Y digo mal entendido progreso porque el tiempo ha demostrado que al menos en parte nos equivocamos. Posiblemente, la crisis económica haya favorecido una nueva reflexión colectiva, fruto de la cual se invierte la tendencia”.

-¿Cómo se educa en el consumo de productos de esta tierra a las familias y, sobre todo, a las empresas que se dedican al turismo, en cuyo ámbito poco se ha conseguido hasta ahora, principalmente si se tiene en cuenta que el Archipiélago recibe al año algo más de 12 millones de turistas, entre nacionales y extranjeros?
“Ya que hablamos de educar, nada mejor que hacerlo precisamente a edad temprana. Por ello mantenemos un programa de valorización del mundo rural dirigido a los niños y niñas de Tenerife. Está contrastado el efecto multiplicador de esta iniciativa, ya que sus destinatarios se convierten en auténticos consumidores de productos locales. Respecto al turismo, sigue siendo una asignatura pendiente, aunque no podemos generalizar, ya que existen claros ejemplos de compromiso con la producción local. En cualquier caso, creo que la salida de la crisis económica puede contribuir a cambiar la situación”.

-¿Qué análisis hace usted de la desaparición o quiebra durante esta crisis de tantas cooperativas en Tenerife: la de papas en Benijos, la primigenia; Cosecheros de Tejina…? ¿Qué impacto ha tenido esto en la actividad agrocomercial vinculada al mercado interior tinerfeño y en la pérdida de renta de agricultores y ganaderos? ¿De qué manera el Cabildo ha intervenido en estos procesos?
“Si grandes corporaciones industriales y financieras de todo el mundo han caído con la crisis, no debe extrañarnos que pequeñas empresas agrarias, sobredimensionadas y fuertemente endeudadas, en un momento en el que no fluye el crédito, se hayan visto abocadas al cierre. Cuando ha sido posible, porque hemos analizado y atendido todos los casos de cierta envergadura, hemos actuado, a veces con éxito y otras, lamentablemente, sin él. Aun a riesgo de generalizar, puedo afirmar que, en esos casos donde no había dinero pero había proyecto, visión y ganas, se ha salido adelante”.

-¿Por qué la ganadería de leche está en declive en Tenerife, la de bovino y hasta la de caprino? ¿Cómo ha influido el fracaso de Teisol en esa tendencia y cuánto la débil situación económico-financiera de la Cooperativa del Campo La Candelaria, con numerosos impagos a ganaderos?
“La ganadería de leche de bovino está en crisis en toda Europa occidental. Los costes de explotación y el precio que recibe el ganadero por la leche no contribuyen desde luego al mantenimiento de la actividad. La implicación del Cabildo en el proyecto de Teisol perseguía precisamente garantizar una salida para esa leche a unos precios razonables para el ganadero. Muchas centrales lecheras e industrias de transformación en toda Europa han cerrado o reorientado su negocio precisamente por la crisis. La situación del caprino es menos preocupante; de hecho, confío en que pueda mejorar precisamente por determinadas acciones que el Cabildo ha llevado a cabo, como la implantación de una guía de buenas prácticas (reconocida con el Premio Nacional de Ganadería en 2006) y otras que se impulsarán en breve”.

-¿Cuál es su opinión acerca de la venta de la fábrica de piensos de la Cooperativa del Campo La Candelaria, inversión que se hizo con fondos públicos, a una sociedad mercantil que ya no controla esta misma entidad colectiva, a la firma Cereales Archipiélago? ¿No había otra solución para evitar la quiebra de La Candelaria? ¿Es razonable que la cooperativa pierda su principal activo?
“Este es un ejemplo de la unidad de acción a la que antes me refería, en este caso favorecida por la existencia de un activo que a partir de ahora se gestionará más eficientemente. Además, permitirá a la Cooperativa del Campo La Candelaria, que es una cooperativa clave en el ámbito insular, concentrar más su actividad y asegurar así su supervivencia”.

“No niego que me produce tristeza la liquidación de la empresa láctea Teisol, aunque sigo confiando en que seremos capaces de aportar valor a sus instalaciones”

-El llamado Posei adicional, que no ha contado con los recursos previstos del Estado y de la Comunidad Autónoma, ha dañado muchísimo a la vitivinicultura de calidad, a la ganadería local y a la actividad tomatera (en este caso junto a la caída de la ayuda estatal al transporte de mercancías, entre otras cuestiones). ¿Lo cree así? ¿De qué manera ha empujado o influido el Cabildo para reconducir tal situación y garantizar el cobro íntegro de las ayudas directas comprometidas?
“Sin duda alguna, y no hay excusa posible. Una vez asumido el compromiso por los gobiernos de Canarias y de España, hay que cumplir con los destinatarios de esas ayudas, que ciertamente son imprescindibles para la continuidad de la actividad. En repetidas ocasiones hemos adoptado acuerdos en esta línea, que hemos trasladado a ambos gobiernos”.

-¿Qué ha pasado en la actividad vitivinícola de calidad en la Isla para que algunas bodegas comarcales, la de Icod y la de Guía, tengan que ser acogidas por el Cabildo a través de Bodegas Insulares?
“Esas bodegas no son diferentes a otras tantas empresas afectadas por la crisis económica. Dado el marcado carácter social de ellas, su desaparición afectaba a un número importante de viticultores. Por este motivo, desde el Cabildo de Tenerife propiciamos que Bodegas Insulares de Tenerife, una empresa participada, interviniese a través de su compra. La experiencia demuestra que fue una decisión acertada”.

-¿Está el negocio del vino de calidad en crisis? ¿Por qué y qué medidas se han adoptado, si fuera así, para reflotarlo o fortalecerlo?
“Las situaciones económicas desfavorables aumentan el consumo de los vinos a granel en detrimento de los vinos de calidad, aquí y en todo el mundo. Sin embargo, la calidad certificada sigue siendo el camino para garantizar el futuro de la vitivinicultura. Una vez más, en la unidad de acción, y a veces a través de la concentración empresarial, está la clave. Hablo de unidad de acción en la toma de decisiones relativas al aprovisionamiento, la producción, la promoción y la comercialización. El Plan de Promoción de los Vinos de Tenerife, financiado íntegramente por el Cabildo -aunque participan activamente los consejos reguladores-, es un ejemplo de nuestra implicación”.

-En el cultivo de la papa del país, donde Tenerife es el principal productor, los problemas siguen siendo los mismos, y ya no se sabe cuántos años después: plagas, sobre todo la polilla guatemalteca; supuesto fraude en el cobro de ayudas directas del Posei; venta de tubérculo de fuera como si fuera local; dificultades para afianzar proyectos colectivos; malos controles de calidad y de normalización del producto… ¿Qué opina y cómo se piensa avanzar? ¿Cuál es el proyecto del Cabildo para esto?
“No comparto su análisis. La situación ha mejorado considerablemente en todos los aspectos referidos, y mejorará aún más en los próximos años, entre otras razones porque el Cabildo ha iniciado en 2014 la ejecución del Plan Insular de la Papa, que se extenderá seis años más para garantizar el futuro de este cultivo”.

-¿Por qué la solución adoptada por el Cabildo sobre las instalaciones que eran de la Cooperativa Agrícola y Ganadera de Benijos (la de papas), en La Orotava, fue comprar y desembolsar cuatro millones y algo de euros? ¿Considera razonable esa inversión pública con la extrema deuda viva que entonces tenía y hoy sigue teniendo la Corporación insular? ¿Por qué se hizo así en vez de dejárselas al banco?
“Otra decisión acertada, porque gracias a ella hemos logrado mantener el cultivo en el norte de la Isla. Y porque el sector ha demostrado que, cuando se hacen las cosas bien, con seriedad, cabeza y ganas, se avanza”.

-¿Cómo califica el papel de la organización de productores Garañaña (de papas) como entidad llamada a cubrir el hueco dejado por aquella cooperativa en Benijos?
“Sólo tengo elogios para la Cooperativa Garañaña, por su esfuerzo para integrar el subsector de la papa. El papel del Cabildo, una vez más, ha sido determinante, pero también una vez más el éxito reside en la colaboración del Cabildo con el sector”.

-¿Cuáles son los proyectos más novedosos que en la actualidad se apoyan desde el Cabildo de Tenerife o qué líneas de actuación se aconsejan en los ámbitos agrícola, ganadero y pesquero de la Isla por ser a priori las mejores opciones?
“Como anticipaba antes, favorecer la diversificación productiva, tanto con cultivos orientados al mercado interior como con productos de alto valor añadido destinados al mercado internacional. También la valorización del medio rural y sus producciones entre los tinerfeños y los visitantes, a través de las marcas de calidad, la vinculación al territorio y el uso de las nuevas tecnologías. Merecen una mención especial los proyectos destinados al sector pesquero que persiguen su potenciación. Antes de la finalización del mandato, aprobaremos el avance del Plan Territorial Especial de Ordenación de la Agricultura, un marco de actuación territorial y estratégica para el desarrollo de la agricultura en el próximo decenio”.

-El fracaso de Teisol, empresa que empezó siendo de control privado y que se liquidó o está a punto de ser liquidada como firma pública, ¿no ha sido mucho fracaso? ¿Cuándo dinero público se ha enterrado en este proyecto y qué piensan hacer con las instalaciones, al margen del contrato en precario que parece que se mantiene con la Cooperativa del Campo La Candelaria?
“No sería justo calificar lo de Teisol como un fracaso, ya que durante muchos años no sólo supuso una solución para los ganaderos de vacuno de leche de Tenerife, sino que además la marca logró posicionarse en un mercado especialmente maduro. No le niego que me produce tristeza la liquidación de la empresa, aunque sigo confiando en que seremos capaces de dar valor a sus instalaciones. Estoy convencido de que aparecerá alguna iniciativa que ocupará su hueco en el mercado, aunque la situación económica actual favorezca más el desarrollo de las marcas con titularidad de las cadenas de distribución”.

-¿Ya se ha resuelto la disputa sobre calificaciones de calidad (DOP) en el vino de Tenerife, la que afecta a caldos elaborados en bodegas con denominación de origen Islas Canarias? ¿Ha habido fumata blanca?
“Creo que intencionadamente se ha magnificado lo que a mi juicio es sólo una discrepancia en el modelo de protección para los vinos de calidad producidos en Tenerife y en Canarias. En cualquier caso, hay espacio para todos, aunque se deben respetar las posturas y las reglas de juego. Seguimos apostando por una ordenación del sector que favorezca la coexistencia de distintas figuras de protección, acorde a las demandas de todo el sector, no sólo de unos u otros”.

-¿Qué futuro hay para las fincas agrarias que ha adquirido el Cabildo, que en estos años, en algunos casos, han estado desatendidas, como son los casos de Fasnia y Los Realejos, donde se lanzaron proyectos pecuarios hoy abandonados: recría de bovino, en el primer caso, y engorde de ovejas, en el segundo?
“Ciertamente, las fincas se adquirieron en un momento en que los polígonos ganaderos parecían la única alternativa para el futuro de esta actividad productiva en Tenerife. El Plan Territorial Especial de Ordenación de la Actividad Ganadera y la Ley de Medidas Urgentes aportaron otras soluciones. Las fincas siguen siendo una reserva de suelo para albergar otras iniciativas, algunas de las cuales, como un centro de protección animal en Fasnia o un proyecto de inserción laboral agrícola en La Guancha, son ya una realidad”.

-El Cabildo centró su apuesta en el ámbito acuícola-pesquero local en la potenciación de la producción de pescado blanco en cautividad, en la pesca artesanal (en especial de litoral y la de bajura para túnidos) y en la apuesta por la definición de reservas marinas de interés pesquero en aguas de Tenerife. Hoy la acuicultura está en crisis en la Isla (y en Canarias), con explotaciones abandonadas por todos los lados y caída de la producción; la pesca artesanal sufre, pero hay una fortaleza en el proyecto de IslaTuna, que opera en instalaciones compradas por el Cabildo en la dársena pesquera de la capital tinerfeña, y la protección del litoral marino con interés pesquero ha sido un imposible. ¿Qué valoración hace usted, pese a que ya se sabe que estas áreas no son competencia del Cabildo?
“Creo que el enunciado de la pregunta describe acertadamente la situación, aunque es necesario hacer alguna matización. La acuicultura, con graves errores en el modelo de negocio, tuvo el apoyo para su desarrollo en las ayudas públicas de otras administraciones, y el Gobierno de Canarias aún no ha aprobado su Plan Regional de Ordenación de la Acuicultura (Proac), a pesar de que cuenta con una propuesta del Cabildo de Tenerife desde 2005. Las reservas marinas de Teno y Anaga, un expediente intachable promovido por el Cabildo y que contó con un amplio consenso social y el aval del Gobierno de Canarias, se encuentra en la mesa del Ministerio de Agricultura del Ejecutivo de España, esperando, al parecer, un entorno económico más favorable. Y, efectivamente, el proyecto de IslaTuna, que fue auspiciado por el Cabildo y se desarrolla en unas instalaciones de nuestra propiedad, está siendo un éxito y un ejemplo más de nuestra clara apuesta por la concentración empresarial”.

-Algunos pensaron que la crisis iba a ayudar a relanzar el campo en Canarias, pero esto no ha sido así (lo dicen las magnitudes económicas oficiales)… ¿Cómo se cambia de tendencia y en qué actividades van ustedes a poner el acento? ¿Se han planteado corregir algunas estrategias diseñadas por su departamento?
“En mi opinión esa tendencia está cambiando. Lo demuestra un diagnóstico riguroso que precede al Plan Territorial Especial de Ordenación de la Agricultura, actualmente en redacción. Creo que nuestras estrategias responden a las necesidades detectadas”.

-Acevin, el gestor de la marca certificada Rutas del Vino de España, confirmó de manera oficial que la Ruta del Vino de Tenerife, la única que existía en Canarias, ha salido de esa plataforma al no poder cumplir con las condiciones establecidas para pertenecer a tan selecto club. ¿Cómo se explica este paso atrás y quiénes son los culpables, sobre todo porque en el que era el gestor local, una asociación sin ánimo de lucro, participaban ayuntamientos de la Isla y consejos reguladores de denominaciones de origen vinícolas tinerfeñas?
“La Ruta del Vino de Tenerife, en su concepción actual, murió de inanición. Después de asumir el reto necesario de extenderse a la totalidad de la Isla, la [inicial] Ruta del Vino Tacoronte-Acentejo sólo contaba con la implicación del consejo regulador de dicha comarca, un pequeño grupo de ayuntamientos liderados por Tacoronte y muy pocos empresarios privados. El Cabildo se ha comprometido a impulsar la ruta desde la Casa del Vino para garantizar la visión insular, pero este proyecto debe enmarcarse en el conjunto de acciones encaminadas a la integración del sector. Sólo así será creíble”.

-¿Cree usted que interesa regresar a Rutas del Vino de España? ¿Tiene intención el Cabildo de intervenir en este proceso, si se opta por volver? ¿Cómo lo haría y con qué fines?
“No debemos dramatizar con la decisión de Acevin, que obviamente respetamos, ya que el enoturismo existe en Tenerife y es uno más de los atractivos que la Isla ofrece cuando se quiere disfrutar de nuestro medio rural. Por consiguiente, estoy convencido de que, en cuanto se den las condiciones necesarias, recuperaremos la certificación de la ruta”.

-¿Cómo se puede conseguir que los productos locales de la Isla estén en las mejores condiciones en hoteles, restaurantes y otros establecimientos de uso turístico, que son bastantes?
“Desde luego, lo primero es diferenciarlos. En eso el Cabildo tiene una política históricamente contrastada (vinos, mieles, papas…) y se está potenciando aún más. Lo segundo es ordenar la comercialización, ya que se requiere contar con operadores que estén en disposición de hablar de tú a tú con el sector turístico. Y, sin duda, debemos seguir estimulando la demanda de esos productos, en la línea de lo realizado hasta ahora en la isla de Tenerife”.

-Tras la asamblea de Asprocan negarse a comprar el 49% de Cultesa (con control del Cabildo de Tenerife) a CaixaBank, ¿qué opciones se barajan?
“Determinados operadores del sector agrario nos han transmitido su interés por ocupar ese espacio y negociarán la compra con CaixaBank. Sin duda, es una oportunidad que el sector no puede desaprovechar. Cultesa es el referente indiscutible de la innovación agraria en Canarias y un motor de su desarrollo futuro”.