X
SOCIEDAD >

Del aula a la empresa (y viceversa)

   
Rivero realizó la visita con los empresarios, el director de FP y la consejera de Empleo. /  FRAN PALLERO

Rivero realizó la visita con los empresarios, el director de FP y la consejera de Empleo. / FRAN PALLERO

SARAY ENCINOSO | Santa Cruz de Tenerife

Estudiar una profesión o certificar los conocimientos de toda una vida. Los Centros Integrados de Formación Profesional nacieron con el reto de cumplir una doble función: capacitar a todos los estudiantes que llegan de Bachillerato, pero también reconocer el mérito de esos profesionales que llevan años trabajando y necesitan convertir esa experiencia en un título. Para estrechar esa relación, la Consejería de Educación organizó ayer una visita guiada con una veintena de empresarios a los centros de Tenerife.

El recorrido, que duró cuatro horas y que se concentró en los centros de Las Indias, Los Gladiolos y el César Manrique, contó con la presencia del presidente del Gobierno, Paulino Rivero, del director general de FP, José Moya, y de un nutrido grupo de empresarios. Patronaje, estética, emergencias sanitarias o higiene bucodental: los invitados comprobaron en directo cómo se hace un traje (los alumnos colaboran incluso con el Carnaval de Santa Cruz), un tratamiento hidrotermal o cómo atender una parada cardiorrespiratoria.

En la actualidad, Canarias cuenta con siete centros integrados de FP. El CIFP Las Indias pasó de ser un instituto a un centro integrado en septiembre de este año. Tiene 425 alumnos y 37 profesores. Con la inauguración del taller hidrotermal el centro buscará paliar el déficit de profesionales que hay en la Isla “para balnearios y saunas”, explican las docentes. El crecimiento de estos establecimientos, más en enclaves turísticos, ha hecho que crezca la demanda de este tipo de profesionales.

El CIFP Los Gladiolos está dedicado a una rama del conocimiento totalmente distinta: la sanitaria, el área que más solicitudes de ingreso recibe. Se trata de uno de los centros con nota de acceso más alta y del segundo con más número de alumnos del Archipiélago -1.200 matriculados-. La inserción laboral ha caído “tras la irrupción de escuelas privadas”. Raquel Pérez, profesora del ciclo de Higiene Bucodental, advierte de que la docencia en esos centros es semipresencial, algo que considera una aberración para el alumnado que acuda sin una formación del mundo laboral. Además, critica la “burocracia administrativa que ha impuesto Consejería” y la falta de medios técnicos, que casi siempre son cedidos por los empresarios.

El último centro de la visita, el CIFP César Manrique, es el que más alumnos recibe: 120 profesores dan clase más de 2.200 alumnos en distintos ciclos de imagen y sonido, y comercio.

La excursión de ayer pone de manifiesto, una vez más, que la Formación Profesional, cada día con más plazas y con más prestigio, ya no es la otra opción para aquellos que no pueden entrar en la Universidad.

La Universidad y FP, cada vez más cerca

S. E. | Santa Cruz de Tenerife

La Formación Profesional y la Universidad han estado siempre muy alejadas. Sin embargo, desde hace tiempo, las políticas públicas intentan mejorar los pasillos de entrada y salida entre ambas enseñanzas, y ya empieza a comprobarse que esa relación está cambiando.

Según Eni Mamposo, una de las docentes responsable del taller de hidrotermal del CIFP Las Indias (que ayer fue inaugurado oficialmente por Rivero), el feedback entre FP y universidad es cada vez mayor. Por un lado, reciben egresados que no encuentran empleo; por otro, atraen a licenciados que quieren especializarse, como algunos sanitarios que encuentran en la estética su especialización. “El curso pasado teníamos dos economistas y tres enfermeros”, recuerda. A veces, explica, los estudiantes acaban en sus aulas porque están “desesperados”, no encuentran un empleo y deciden seguir formándose. Es entonces cuando la opción de FP aparece. Pero también hay otra vertiente: se trata de aquellos estudiantes que al terminar su carrera encuentran en algún ciclo la forma perfecta de complementar su currículo y acuden al centro.

Pero el viaje no es solo de FP a la Universidad. También ocurre al revés: hay estudiantes de ciclos que deciden ampliar su formación en la Universidad, algo que empiezan a sopesar tras un primer éxito académico.

La Consejería de Educación ha aumentado exponencialmente la oferta de ciclos de FP durante los últimos tres años. Ese incremento de plazas y la crisis explican, en parte, el descenso del fracaso escolar registrado en las Islas.