X
EDUCACIÓN >

Devuélveme la beca

   
La ULL y el Cabildo han convocado por segundo año consecutivo ayudas para alumnado con especiales dificultades económicas. / J.G.

La ULL y el Cabildo han convocado por segundo año consecutivo ayudas para alumnado con especiales dificultades económicas. / J.G.

SARAY ENCINOSO | La Laguna

Llegar a la Universidad se ha convertido en una carrera de obstáculos. Las dificultades económicas, el aumento del número de demandantes de ayuda y el incremento de las tasas han hecho que la formación superior sea un producto de lujo para muchos jóvenes. Además, a ese contexto socioeconómico se ha unido la apuesta por la excelencia: desde hace dos cursos el Ministerio de Educación exige aprobar el 50% de los créditos para mantener la beca. Este requisito -antes solo hacía falta presentarse a un tercio de los créditos- ha sido fundamental para que a 657 alumnos de la Universidad de La Laguna se les exija el reembolso del importe obtenido para el curso 2013/2014. Miriam González Afonso, vicerrectora de Alumnado del centro lagunero, explica que la decisión ministerial es la clave que explica la subida del número de reclamaciones. Las devoluciones no se deben siempre a que los estudiantes suspendan más de la mitad de las materias matriculadas, pero el aumento sí se entiende con esta medida. El cambio comenzó hace un año, cuando el departamento que dirige José Ignacio Wert decidió exigir una contrapartida mayor a los estudiantes que recibían una ayuda extra del Estado.

50%

El Ministerio de Educación exige que el alumno supere la mitad de los créditos para no tener que devolver la beca


Los datos son contundentes: en el curso 2010/11 se abrieron 281 expedientes -afectaron al 3,52% de los becarios- y el curso pasado 657, es decir, al 8,6%. Los números del último curso aún no son definitivos: el Negociado de Becas de la ULL cree que se detectarán más irregularidades y que la cifra engordará. La esperanza para los afectados es que no siempre que se inicia este proceso el alumno acaba devolviendo la beca. Se abre un período de alegaciones para que el alumno subsane lo necesario y, en caso de estar debidamente justificado (hay que presentar documentación), no se exige el reembolso del dinero.

Hay estudiantes que argumentan sus malas o inexistentes notas con certificados médicos que acreditan el padecimiento de alguna enfermedad. Otros, simplemente, se ven envueltos en el procedimiento burocrático porque renunciaron a la beca después de ser concedida (no se pueden aceptar becas de distintos organismos, son incompatibles) o anularon la matrícula. La mayoría de los casos, no obstante, se detectan durante el primer año académico y la razón es “el desconocimiento” de lo que se viene a estudiar. González ha comprobado que muchos de los estudiantes que no alcanzan ese tope no conocían el temario exacto de la carrera y no estaban preparados. “Algunos llegan a Matemáticas pensando que no van a ver Física o a se extrañan de que en Biología se imparta Química”, cita a modo de ejemplo. Para paliar este déficit, la Universidad de La Laguna lleva algunos años reforzando la orientación del alumnado de Bachillerato, para lo que, entre otras medidas, ha impulsado los llamados cursos cero.

40%

El 40% de los estudiantes del centro lagunero recibe alguna ayuda. Así y todo hay chicos que no pueden estudiar

A pesar del número de beneficiarios de becas -el 40% de los estudiantes de la ULL recibe algún tipo de ayuda- hay chicos que siguen sin poder ir a la Universidad por motivos económicos. El centro lagunero renovó esta semana el acuerdo con el Cabildo de Tenerife para volver a convocar ayudas para alumnado con especiales dificultades económicas. Todas las ayudas parecen pocas en estos tiempos.